La historia de un barrio familiar que se llenó de empresas de webcam - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

miércoles, 4 de mayo de 2022

La historia de un barrio familiar que se llenó de empresas de webcam

En el barrio La Alameda, en Armenia, varias familias se han venido quejando por los cambios en la cotidianidad del sector luego de que varias casas fueran alquiladas a empresas que, acorde a los señalamientos de vecinos, están siendo utilizadas por negocios de modelos webcam.


"A esas casas empezaron a llegar personas ajenas a la comunidad", dijo un poblador del sector, quien añadió que las familias del barrio poca o ninguna información tenían de esta actividad, pero su preocupación se disparó cuando las casas fueron transformadas en su interior, y sus ventanas y garajes sellados con paredes de cartón, "como si se tratara de la preparación para el paso de un tornado".


En las noches llegan a estas casas, que fueron insonorizadas, personas que permanecen en su interior días enteros sin dar señales de vida", añadió.


Cuando algunos moradores del barrio se enteraron de cuál era la verdadera actividad al interior de las casas iniciaron un peregrinaje oficial para lograr que las autoridades de la ciudad aplicaran las normas del Plan de Ordenamiento Territorial, que prohíbe que en propiedades horizontales se desarrollen actividades de este tipo.


Muchos de los líderes del barrio La Alameda creyeron que sus denuncias producirían soluciones en un periodo breve, pero aseguran que no encontraron respuesta de la Alcaldía municipal ni de su Secretaría de Planeación, tampoco en la curaduría urbana.


"El cuadrante de la policía de la zona tampoco actuó y ante esta falta de autoridad rápidamente la calle 22 norte de Armenia se convirtió en una especie de “cuadrapicha” del norte de la ciudad", contó otro vecino.


Sobre estas denuncias el comandante de la policía Quindío, el coronel Jorge Mauro Córdoba, advirtió que los propietarios de los inmuebles deben tener especial cuidado al arrendar sus bienes porque por las actividades ilícitas que se puedan realizar dentro de ellos los inquilinos podrían, en un momento dado, provocar la extinción del dominio del mismo.


El sábado, precisamente, por un supuesto caso de explotación sexual de un menor en una casa del sector, las autoridades sellaron una vivienda. Los vecinos, mientras tanto, aseguran que han sido intimidados por algunos jóvenes empresarios que tomaron las casas en arriendo.