Novio, suegro y cuñado atacan a golpes a joven de 18 años - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

viernes, 1 de abril de 2022

Novio, suegro y cuñado atacan a golpes a joven de 18 años

La joven Maryerlis Cera Gómez, de 18 años, denunció este viernes que fue víctima de agresión por parte de su novio, suegro y un cuñado, quienes la golpearon en varias partes del cuerpo, en especial el rostro, por un supuesto ataque de celos de su compañero, en hechos ocurridos en la noche del jueves 31 de marzo en el barrio La Chinita de Barranquilla.


La joven dijo que el caso se presentó a las 10:00 p. m. en la casa de su novio. “Yo estaba sentada en la sala y el muchacho coge mi teléfono me llama y me dice ‘Marye, ¿por qué tienes a este muchacho en el WhatsApp?’ Él es un compañero mío de trabajo. Ni para decir que había conversaciones ni nada por el estilo, solo porque lo tenía en los importantes de WhatsApp. Le dije que eso no tenía nada de importancia y yo lo tenía simplemente como contacto. Eso no le gustó y empezamos a discutir”, narró la chica.


Agregó que cuando estaban discutiendo "él alzó la mano y empezamos a discutir. Se sulfuró demasiado tiró mi celular y me lo partió”.


Anotó que en la discusión se metió el padre del joven agresor. “Él ve que su hijo me está pegando y en vez de quitarlo lo que hace es meterse y golpearme a mí. Yo estaba sola, estaba en la casa de él, no tenía a nadie para pedir que me ayudara”.


“También se mete el hermano del muchacho, de mi pareja. Cuando él me suelta se mete su hermano y me levanta a cachetadas hasta que me saca a la calle”, sostuvo la joven.


Indicó que estando en la calle un amigo fue quien le prestó ayuda. “Un vecino de la cuadra fue quien me recogió y el que me trajo hasta mi casa. No es la primera vez que él lo hace”.


“Él es un muchacho demasiado celoso, no puedo hablar con nadie. Las agresiones vienen desde hace un año y tiene antecedentes de haber golpeado a otras mujeres”, afirmó Maryerlis Cera Gómez.


Aprovechó su denuncia para pedir ayuda de las autoridades, para que la protejan y no le permitan que el agresor se le acerque, porque teme que las agresiones pasen a mayores.