Boquete en Cara de Gato sigue creciendo tras ocho meses de ruptura - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

miércoles, 30 de marzo de 2022

Boquete en Cara de Gato sigue creciendo tras ocho meses de ruptura

Sin recursos para atender damnificados por la creciente del río Cauca, así se declaró el alcalde del municipio de Ayapel, Isidro Vergara Farak, tras completar ocho meses inundados por causa del boquete que se abrió a la altura del sector conocido como Cara e’ Gato, perteneciente al municipio de San Jacinto del Cauca, Bolívar.


A través de un video, el mandatario municipal criticó el lento avance en los trabajos que realiza la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Ungrd, y la falta de ayudas que fueron prometidas desde la Presidencia de la República.


“Casi ocho meses de la ruptura del río Cauca, hemos tenido más de 100 reuniones para este tema y hoy ocho meses después seguimos sufriendo; y están los campesinos perdiendo lo poco que les queda. Señor presiente Iván Duque; señor Director de la Unidad de Gestión del Riesgo cuántas veces más nos vamos a reunir con los ingenieros que tienen en esta obra. No se han dado cuenta que les quedó grande la obra, hoy el río Cauca deja trabajar, nosotros hemos sido pacientes como comunidad”, dijo el alcalde Vergara Farak.


El mandatario aseguró que no tiene forma de atender a la población damnificada que a la fecha que se encuentra en la miseria, al igual que el resto de afectados en la subregión de La Mojana.


“No tengo cómo atender a mi población, tengo a los campesinos en absoluta miseria porque desde la Alcaldía no tenemos recursos y ocho meses después todavía estamos esperando las anheladas ayudas que el Gobierno nacional ofreció a los campesinos que han perdido todo por causa de la inundación de Cara e’ Gato”, dijo.


Según los más reciente reportes, debido a las recientes crecientes, el boquete pasó de tener 20 metros a 300 metros de ancho.


“Llegamos a un punto donde estuvimos a 20 metros que tapar, hoy nuevamente más de 300 metros de boca. Hice un recorrido y la sorpresa es que el 80% o 90 por ciento de la maquinaria está parada, no trabajan. No han cumplido los tiempos, no han cumplido lo que tienen que hacer y si no cambian al Ingeniero no van a poder cumplir. Se fue el verano, viene el invierno, está lloviendo y nosotros seguimos sufriendo”, indicó.


De igual manera aseguró que ya no sabe qué más decirles a los damnificados para que conserven la esperanza.


“Qué más mentiras le vamos a decir a estas personas que lo han perdido todo que reclaman de rodillas que los ayudemos. Señor presidente Duque usted nos prometió en La Mojana que nos iba a hacer unas obras definitivas, pero cómo creerle a eso, si ni siquiera hemos podido tapar este chorro después de ocho meses y las obras cada día peor”, dijo.


Se estima que las crecientes dejan más de 22 mil personas damnificadas,  más de 3 mil reses muertas y pérdidas superiores a los $25 mil millones de pesos.


“Ya no tenemos la cifra de todos los animales que se ha llevado la creciente en Ayapel, los ganaderos han perdido todo. Tuvieron que salir a vender hasta la última res, animales flacas, que se morían en los caminos porque no tenían fuerzas para llegar a la Subasta. Los arroceros tiraron la toalla. Presidente Duque no nos deje seguir muriendo, no tenemos nada más que hacer yo espero que estás palabras no sean para que las tomen por mal y para que tomen represalias como la han tomado conmigo, estas palabras las digo desde el fondo de mi corazón porque ya no aguantamos más”, puntualizó.


 A los cuestionamientos del alcalde de Ayapel, se sumó el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez Mora. 


"Comparto el grito desesperado del Alcalde Ayapel, quien insiste en reclamación justa por demora y mala calidad de obras de contención por inundaciones en punto Cara e’ Gato que nos ha afectado social y económicamente hace 8 meses. Más que voluntad política se requiere ejecución eficaz", dijo. 


Benítez Mora, agregó que "desde la Gobernación seguiremos prestando toda la atención y colocación de recursos disponibles para atender esta emergencia, pero la magnitud de la misma desborda nuestra capacidad y por eso la intervención nacional es vital".