Le sugieren mudarse porque a su vecina le molesta el “ruido sexual” - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

sábado, 12 de febrero de 2022

Le sugieren mudarse porque a su vecina le molesta el “ruido sexual”

Avergonzada y humillada se siente una mujer de 35 años debido al ultimátum que le dio la administración de un edificio en Cielo Mar, donde reside con su pareja hace apenas tres días.


“Me tengo que quedar callada al hacer el amor porque eso no se puede repetir. Yo no estaba haciendo nada malo, estaba teniendo intimidad con mi novio en nuestra cama, en nuestra habitación”, afirma a El Universal la mujer, quien prefirió mantener en reserva su identidad.


Pero, ¿qué es lo que no se puede volver a repetir? Este es su relato.

“Mi apartamento está vacío, ni siquiera hemos traído el trasteo. Vinimos a pasar un par de noches para familiarizarnos con el ambiente y disfrutar la vista de la Ciénaga de la Virgen. Tenemos un par de colchones inflables y hace dos noches estaba en la habitación, haciendo el amor con mi novio, cuando suena el citófono. Pensamos, debe ser una equivocación porque nadie sabe que estamos aquí y no estamos esperando a nadie, el celador se equivocó. Mi novio contesta y vuelve a la habitación pálido, descompuesto, y me dice: que la vecina nos manda a decir que nos callemos”, relata la mujer.


La señora subió a decir que estábamos haciendo ruidos indecentes, que somos unos inmorales, que yo me tengo que callar, moderarme, controlarme”.


Ante tal solicitud, ella cuenta que “lo que tratamos de decirles fue, de pronto hay eco, es lo máximo que podría pasar, pero tampoco creo que sea prudente que el portero llame a pedir que me calle. ¡Me pareció frustrante! Mi novio se enfadó porque se dio cuenta cómo me puse y le levantó la voz al celador, lo cual remediamos al día siguiente a primera hora. Él bajó y se disculpó, diciéndole que entendía que trataba de hacer su trabajo”.


Pero la situación, que califica de vergonzosa, no terminó allí. “Después subió la administradora, acompañada del personal de aseo, o sea, subió con público a tocarnos la puerta, a decirnos que qué era lo que había pasado anoche, que los vecinos se estaban quejando. Pensé, si es por la pelea con el portero, entendemos, pedimos excusas, tiene razón y no va a volver a suceder; pero la señora subió a decir que estábamos haciendo ruidos indecentes, que somos unos inmorales, que yo me tengo que callar, moderarme, controlarme, ella asumió que yo le estaba dando golpes a las paredes, me dijo que en esos estados no podía golpear las paredes”.


“Dios bendito, ¡qué vergüenza! No tiene sentido eso y todo delante del empleado de aseo, que me pongo en sus zapatos y qué risa y qué pena. Cuando bajé, él con todos los porteros mirándome. No entiendo por qué tengo que ser castigada públicamente, yo soy una persona normal, nunca en mi vida he tenido problemas en los apartamentos en los que he vivido aquí y fuera del país, y jamás he tenido problema con ninguna portería, con ningún vecino, con nadie”, destaca la bogotana.


Agrega: “yo no creo que lo correcto sea que yo tengo que salir del edificio por la puerta de atrás, como si hubiera hecho algo malo. Lo que estoy pidiendo a la administración es que con el mismo coraje que subió a ofenderme, a humillarme enfrente de la gente, suba y se disculpe conmigo, y entienda que si a la vecina le molesta el ruido de una relación amorosa en la habitación de al lado, ella no puede hacer nada porque no estoy haciendo nada ilegal”.


¿Incumplió las reglas?

Según la mujer, antes de llegar al edificio nunca le compartieron reglamento alguno.


“Hasta hoy que estoy manejando este caso con mi abogado me entero que hay uno, porque él lo pide. No nos dijeron ninguna norma básica de acá y hoy cuando mi novio baja a hablar con la administración le dicen que si eso vuelve a pasar, el caso se va al consejo y que lo mejor es que nos vayamos, busquemos otro apartamento. Él pagó un depósito de un canon completo de arrendamiento y a ella le parece que lo más fácil es que nos vayamos porque queremos hacer el amor en nuestra habitación”, anota.


La administradora tiene la audacia de decir que ella me recomienda irme del apartamento, cuando nos acabamos de pasar hace 3 días. Acabo de gastarme 7 millones de pesos”.


Advierte, además: “si la administración sigue en la postura que tiene de favorecer a la persona de al lado, estoy pensando en poner una acción legal contra la administración y contra la vecina por acciones temerarias. Si le molesta tanto que llame a la Policía y suban a medir los decibeles a ver si realmente estoy infringiendo la norma y estoy segura que no. La vecina en cambio nos grabó sin nuestro consentimiento y está difundiendo los audios. No sabemos exactamente qué grabó, pero hay evidencia de que lo hizo y lo está difundiendo”.


El novio de la mujer agregó: “Mi nombre y mis gemidos, por ponerlo en esos términos, no se pueden estar escuchando en los celulares de la gente en Cartagena. La administradora tiene la audacia de decir que ella me recomienda irme del apartamento, cuando nos acabamos de pasar hace 3 días. Acabo de gastarme 7 millones de pesos, entonces no me voy a ir a ningún lado. El apartamento me gusta, yo lo escogí y lo pagué”.