Cordobés en su "motocarro" le hizo una carrera a "una muerta" el 25 de diciembre - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

martes, 28 de diciembre de 2021

Cordobés en su "motocarro" le hizo una carrera a "una muerta" el 25 de diciembre

Esta historia que sucedió recientemente en el municipio de Zaragoza (25 de diciembre de 2021) ha generado gran revuelo en Zaragoza y el Bajo Cauca, sobre todo con los motocarros y mototaxistas que trabajan hasta altas horas de la noche. 


Desde hace varias semanas, algunos mototaxistas han manifestado que entre las 12 de la noche y una de la mañana, cuando dejan a sus pasajeros en barrios como San Gregorio, El Oasis, La Esmeralda, Las Brisas y otros, han sentido como si una persona se les sentara de parrillero, y en otros casos a los motocarros en el puesto trasero, pero nunca ven nada. 


Lo que le sucedió a Pedro Luis Pirela Morales es escalofriante:


Pedro hace 8 años llegó a Zaragoza procedente de Bellavista-Córdoba a ganarse la vida con su  motocarro.


Pedro Luis nunca podrá olvidar la medianoche del 25 de diciembre de 2021, cuando en medio de las celebraciones navideñas, hizo una carrera hasta el pequeño parque del barrio La Esmerada.  "Al regresar y ya por el sector del cementerio local, más concretamente enfrente de él, en medio de la calle, pegué un frenón superduro, porque vi que algo se me iba a atravesar en el carro y lo podía atropellar. Fue tan fuerte el "frenón" que el volante me lastimó los testículos, y por poco se  voltea el vehículo", explica Pedro Luis. 


Todo sucedió en cuestión de segundos, el sector estaba solo, la noche oscura acompañada por un tímido viento, apenas se podía escuchar el ladrar de un perro negro que pasaba por el lugar, y cuyos ojos rojizos brillaban con el reflejo de las luces del vehículo.


De momento una joven mujer, de unos 20 años, relativamente hermosa, con abundante cabellera y vestida de blanco, le pidió a Pedro con voz pausada, el favor de hacerle una carrera hasta la Funeraria La Paz donde supuestamente velaban a una tía. "Claro, súbase de una mi reina, yo la llevo", expresó él. 


La mujer se sentó en la parte trasera del motocarro, el vehículo inició su marcha en medio de un silencio sepulcral, acompañado de un frío que se fue apoderando rapidamente de Pedro y el pequeño espacio que quedaba libre.


Recorrieron todo el Plan de La Loca y parte de la Calle Córdoba, hasta llegar a la esquina del Pilsen, allí se bajó la mujer y le dijo a Pedro Luis que la esperara un momento, que iba a entrar al velorio a pedirle la plata a su padre para pagar la carrera..pasaron 10, 20, 30 minutos y nada que la mujer regresaba, hasta que Pedro Luis no se aguantó más y entró a la sala de la funeraria a preguntar por ella.


El salón estaba semioscuro ya que solo un pequeño cirio estaba encendido, había solo una pareja acompañando el funeral, ambos mayores de 50 años de edad, quienes le comentaron que ellos igualmente acompañaban a su hija, una mujer joven de rasgos especiales, quien había fallecido en un accidente de tránsito nocturno hacía ya tres días en una vereda de Zaragoza. 


El ataúd tenía la tapa arriba, Pedro Luis optó por asomarse y ver el féretro de la mujer, gran sorpresa se llevó cuando vio el cuerpo extendido de su pasajera dentro del ataúd, "la muerta" le guiñó un ojo, Pedro salió a la calle rápidamente como alma que lleva el diablo.


Pero recuerde amigo lector que esto solo ocurre en la imaginación, porque hoy es 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes...(Pásalo por inocente).

Créditos: Alvaro Chedid Amariz - Periodista