Murió el padre Pachito, el cura que Calixto Ochoa inmortalizó en sus canciones - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

miércoles, 10 de noviembre de 2021

Murió el padre Pachito, el cura que Calixto Ochoa inmortalizó en sus canciones



A la edad de 97 años falleció este sábado 6 de noviembre en Barcelona, España, el presbítero Francisco de Mendizábal, más conocido como el padre Pachito.


El padre Pachito ocupa un lugar importante en la historia de Valledupar y en la musicografía de la región pues es protagonista de dos canciones legendarias del maestro Calixto Ochoa.


Quienes lo conocieron describen al cura español como una persona de estatura alta (1.70 centímetros) para el promedio de la época, de tez clara, y contextura mediana, y con el característico acento de los españoles. El religioso nació en Pamplona, España, capital de la provincia de Navarra.


Los Altares de Valencia


A finales de la década del sesenta, a este religioso le fue asignado, recién ordenado, la parroquia de Valencia de Jesús, y una de sus primeras medidas fue retirar los altares de la centenaria iglesia con el fin de repararlos. Este hecho causó una controversia entre los habitantes de dicha población quienes, por una confusión, pensaron que los altares iban a ser robados.


El periodista William Rosado Rincones narró la historia en su libro El Mundo de Calixto, indicando que los hechos ocurrieron en 1967:


“… esa costumbre permitió descubrir un día la llegada un misterioso camión que se parqueó al costado de la iglesia, hecho que no era común pues las puertas del templo abrían raramente los domingos o en las fiestas de octubre en honor a la virgen del Rosario y en la tradicional Semana Santa.


Margarita Ávila, una matrona de la población se percató de que algo había en el canto de la cabuya y sigilosamente alertó a la población de lo que estaba ocurriendo, de inmediato el pueblo entero tenía rodeado el carro con la sorpresa de que quien comandaba el operativo era el padre Pachito, el sacerdote asignado a esa parroquia.


El pueblo pedía explicaciones y el aturdido cura no los convencía de una supuesta diligencia encomendada para trasladar los retablos para una pretendida reparación, de inmediato hubo amotinamiento general e inmovilizaron el carro mientras el ministro de Dios salió como alma que lleva el diablo en otro vehículo que lo recogió.  Los moradores bajaron los altares y antes de colocar (sic) una denuncia le escribieron a Calixto Ochoa, la figura jerárquica de la población por todo el renombre que musicalmente tenía.


La respuesta fue más efectiva que cualquier dictamen judicial, la sanción moral era un veredicto lacerante que no lo sentenció ningún juez, sino las bocinas, tocadiscos, traganiqueles y las emisoras que sonaban un éxito que rebosó las estadísticas de otras melodíoas, la canción ‘Los Altares de Valencia’ era el tema más solicitado y popular de esos días”.


Escuche aquí los Altares de Valencia, versión de Calixto Ochoa:

 


Perdóneme Padre


El propio Rosado Rincones cuenta que la canción del maestro Calixto fue tan impactante para el clérigo que éste tuvo “que contactar al artista, explicándoles sus descargos, y éste consecuentemente les hizo otro tema a manera de desagravio lo que mermó la sentencia del propio pueblo que no quería saber más de curas, lo que a su vez le mereció una sanción de la Diócesis que determinó por un tiempo no enviar más sus presbíteros a la población”.


Escuche aquí la canción “Perdóneme Padre”, versión de Calixto Ochoa: