Alcalde de Tierralta pidió dos camionetas para dejar instalar antena de telefonía celular - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

domingo, 3 de octubre de 2021

Alcalde de Tierralta pidió dos camionetas para dejar instalar antena de telefonía celular

La solicitud que hizo el alcalde del municipio de Tierralta, Daniel Montero, a la empresa Claro, en el sentido de que le entregaran dos camionetas cuatro puertas, como contraprestación por cederles un terreno por 15 años, para instalar una antena de telefonía celular en el corregimiento de Volador, prendió las alarmas de la comunidad.


De acuerdo con lo señalado por el presidente de la Junta de Acción Comunal, Ever Vergara, las regalías solicitadas por el alcalde deben estar más bien encaminadas a resolver los múltiples problemas que tienen los habitantes de Volador y no a un beneficio particular, pues además requirió 20 estantes para archivar y 10 computadores de escritorio de alto rendimiento para las diferentes dependencias de la administración municipal.


«Acá no tenemos señal de internet y es difícil incluso hacer una llamada telefónica, por eso necesitamos la antena, pero el mandatario debió solicitar regalías para la misma localidad, en aras de mejorar áreas como la salud, agua potable y la educación», dijo el vocero comunal.


Ante la polémica que se suscitó, luego que la empresa Claro diera a conocer las exigencias del mandatario en el marco del proyecto de ampliación de cobertura del proyecto de telecomunicaciones, el mismo Montero explicó que la empresa pidió la cesión de un predio del municipio, por un término de 15 años y que simplemente pidió una contraprestación por ese beneficio.


Sostuvo que las camionetas eran para uso de los programas sociales del municipio en la zona rural y que los archivadores eran para la institución educativa de Volador. Sin embargo, los voceros de la comunidad reiteran que requieren cosas mucho más importantes.


No es la primera vez que Montero es objeto de un escándalo. En mayo del año anterior fue suspendido provisionalmente por la Procuraduría Regional de Córdoba, por posibles sobrecostos en la compra de mercados para sectores vulnerables durante la cuarentena. Sin embargo, luego fue reintegrado al no encontrar méritos.