‘Mac Giver’ se acostó a dormir debajo de una tractomula y le aplastó la cabeza - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

miércoles, 11 de agosto de 2021

‘Mac Giver’ se acostó a dormir debajo de una tractomula y le aplastó la cabeza



El dolor invade a una familia en Cartagena, pues uno de sus hijos falleció en el momento que descansaba debajo de un tractomula.


‘Mac Giver’, como cariñosamente le decían a Gilberto Garzón Torres, la muerte le llegó como nunca nadie imaginó. La pregunta que ahora muchos se hacen es por qué no sintió nada cuando el conductor del tractocamión que lo mató de forma accidental lo encendió para calentar el motor.


¿Será que le había dado algo? Su muerte era inevitable, pues Garzón Torres se acostó justo debajo de las llantas del lado contrario por donde el conductor debe subir para manejar.


El hecho se registró este lunes 9 de agosto en un parqueadero.


‘Mac Giver’, quien era mecánico de oficio, almorzó como de costumbre y al cabo de un rato decidió tomarse un café. Eran cerca de las 2 de la tarde de ayer lunes y le hacía trabajos a algunas tractomulas que llegaban a un parqueadero en el barrio Arroz Barato, donde ocurrió en trágico suceso.


Era su costumbre


Algunos amigos señalaron que él tenía por costumbre acostarse hacer su siesta en un puesto que tiene asignado dentro del parqueadero. Los conductores siempre lo llamaban para que se levantara cuando iban a marcharse.


Pero esta vez algo en la rutina cambió. Aparentemente, al no haber “mulas” en su puesto de trabajo, Garzón decidió acostarse en otra zona del parqueadero y se durmió justo debajo de las llantas del vehículo de placas UNC-408.


“No entendemos qué le pasó. Esos carros cuando van a arrancar los calientan primero y no entendemos por qué no se levantó. Él era una persona muy querida y responsable aquí en el parqueadero”, aseguró un amigo.


Una vez el conductor encendió el tractocamión, arrancó y sintió algo extraño; apenas bajó vio la terrible escena y entró en pánico y desespero. Quienes estaban allí corrieron al lugar, pero no había nada qué hace. Su cabeza había quedado aplastada debajo de las llantas. Llamaron a las autoridades y fue el DATT quien realizó el levantamiento del cuerpo.


“Tal vez si se hubiese acostado del lado de donde se sube el conductor, este lo hubiese visto. No hubo nada qué hacer”, se lamentaron sus amigos.