Judicializan a los presuntos secuestradores y violadores de una niña de 13 años en Montería - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

lunes, 30 de agosto de 2021

Judicializan a los presuntos secuestradores y violadores de una niña de 13 años en Montería

29 días después, algo fuera de lo común (sui géneris) según algunos juristas consultados por este medio, el juez De los Ríos impuso detención intramural en la cárcel Las Mercedes a Raúl del Cristo Martínez Cabarcas, mientras que a Amaury José Lacharme Zambrano, conocido como el ‘Gago’ o el ‘Mudo’ lo dejó en libertad. 


La Fiscalía les imputó secuestro y acceso carnal violento en menor de 14 años.

Estos sujetos fueron capturados, con orden judicial, por detectives de la Sijín de la Policía Metropolitana, el 30 de julio en horas de la noche frente al Hotel La Abuela en inmediaciones del Mercado del Sur y el barrio El Prado, respectivamente, en esta capital. 


Al conocer la decisión judicial, la madre de la víctima la cuestionó ya que ella misma sacó de la casa de Amaury José Lacharme Zambrano, ubicada frente al antiguo Seminario Juan XXIII, a su hija quien llevaba nueve días desaparecida. Pero la progenitora fue más allá, pues se preguntó: ¿por qué esta decisión se extendió por casi un mes, lo que favoreció evidentemente al defensor de los investigados para que consiguiera pruebas y testigos falsos? (Presuntamente). 


Debido a los elementos materiales probatorios que de seguro presentó la Fiscalía, el juez le legalizó las capturas a Raúl del Cristo Martínez y Amaury José Lacharme.  A partir de ese momento empezaron los aplazamientos de las audiencias lo que, según, “ayudó a los tipos (sic)”, expresó sorprendida la progenitora de la niña. 


En diálogos con este medio, la mujer sostuvo que la declaración de su hija (supuestamente) no habría sido tenida en cuenta por el juez de la causa porque “quien tuvo secuestrada en su casa a mi hija fue Amaury, y ahora está en libertad”. Un hecho que llamó la atención, es que precisamente Amaury Lacharme Zambrano se mostró en las audiencias como si no entendiera ni escuchara lo que se le decía, es decir como si tuviera discapacidad auditiva y del habla (sordomudo). 


Ante esto fue enviado al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para que certificaran si en realidad Lacharme padecía de estas limitaciones. La respuesta de los forenses es que el sujeto no sufría de ninguna de esas condiciones. Sin embargo, este mantuvo esa posición durante todo este tiempo. 


Esto fue explotado por su defensa para solicitarle al juez la libertad, además de que, al parecer, existen algunas situaciones que no habrían quedado claras en las audiencias. El caso subirá a un juzgado penal del Circuito debido a la apelación de la Fiscalía.