Preguntó ¿Qué jugó el Sinuano? Sacó un arma y asalto el lugar - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

LEER NOTICIAS NUEVAS

👇ENLACE PATROCINADO👇

jueves, 20 de mayo de 2021

Preguntó ¿Qué jugó el Sinuano? Sacó un arma y asalto el lugar


La percepción de seguridad que la policía pretende dar a los loriqueros la está arruinando el actuar de los delincuentes, pues poco a poco la inseguridad se está tomando al municipio y son pocos los delincuentes capturados.


Pasada la 01:00 de la tarde del miércoles 19 de mayo, un delincuente armado asaltó un punto Record ubicado en el barrio Kennedy de Lorica. Según la información recolectada, el hombre llegó solo hasta el lugar en una motocicleta, esperó a que dos clientes de la casa de apuestas salieran del lugar e ingresó al mismo.


Cuentan que el hombre le preguntó a la mujer que atendía el local por el último resultado del Sinuano, cuando la muchacha le respondió, el sujeto sacó un arma de fuego y amenazó a la vendedora, le exigió le entregara el producido del día si no quería morir, la mujer temerosa por su vida le entrego más de $300.000 en efectivo, cosa que no le gustó al bandido porque era muy poca plata ya que al parecer sabía que a esa hora tendrían más dinero.


El bandido intimidó a la mujer y está se agachó detrás de la barra a lo que el hombre comenzó a patear la puerta para tratar de llegar donde estaba el resto de dinero, pero no logró éste último objetivo y se marchó del lugar.


En dos meses esta es la segunda vez que es asaltado el mismo punto, por el modus operandi del individuo y las características físicas, se cree que es la misma persona que realizó el primer golpe.


Las vendedoras tienen que responder

A demás de ver en peligro su vida y que la pueden perder en un instante, en ocasiones las vendedoras tienen que pagar la plata que los bandidos les quitan, esto es visto por la ciudadanía como un acto desagradable de la empresa Record.


Pudimos conocer, que varias de las mujeres que han sido víctimas de asaltos en sus puntos de trabajo han renunciado a su puesto porque las obligan a pagar lo robado.