Covid mató a tres miembros de una familia en 10 días por un descuido - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

LEER NOTICIAS NUEVAS

👇ENLACE PATROCINADO👇

martes, 11 de mayo de 2021

Covid mató a tres miembros de una familia en 10 días por un descuido



En Medellín, hasta ahora, 5.950 familias han vivenciado el dolor de perder a un ser querido por coronavirus. En muchos casos, sin un velorio, sin un adiós.


¿Pero se imaginan tener que padecer tres veces ese drama? Eso le pasó a Ricardo León Yepes, exconcejal de Medellín, quien en un lapso de menos de 10 días perdió a su padre, su madre y su hermano por culpa del covid-19.


“No sé qué pasó. Fue un descuido. Siempre habíamos utilizado tapabocas y no sé esa vez por qué no lo hicimos. ¿Qué pasó esta vez? Sin palabras" es lo primero que dice el hombre al contar su historia.


Irónicamente, fue un domingo de resurrección el día que para la familia Yepes comenzó la perdición.


Cuenta Ricardo que ese día hubo una pequeña reunión entre los padres de la familia, tres hermanos y un cuñado.


"No fue con todos los hermanos, sobrinos y nietos, como solíamos hacerlo antes de la pandemia. Solo mi hermana, su esposo y yo, que fuimos a visitar a mis padres, que vivían con otro hermano. Fue muy poquito tiempo el que nos quedamos. Una horita estuvimos", narra el hombre.


Asegura que fue una reunión sin abrazos, sin cercanía, como siempre hacían por la rigurosidad con la que aplicaban las tan reiteradas medidas de autocuidado.


Pero no esa vez. “La única diferencia era que no teníamos el tapabocas. Fue tema de descuido en la familia en un momento en el que más nos teníamos que cuidar", lamenta Ricardo.


Ese pequeño descuido, ese mínimo detalle, desencadenó un brote de contagios en el interior de la familia a una velocidad impensable.


“Al día siguiente, mi hermana comenzó con síntomas y así nos fuimos contagiando todos. Mi mamá comenzó con síntomas el martes; yo, el miércoles, y en esa semana todos terminamos contagiados: mi sobrina, otra hermana también se contagió, mi esposa, mis dos hijos y yo", dice el hombre.


Los padres fueron hospitalizados debido a los síntomas, pero al día siguiente fueron dados de alta. Al padre lo dejaron en casa con oxígeno mientras que la madre fue hospitalizada de nuevo tras desarrollar una neumonía.


El 13 de abril, el hombre escribió en su cuenta de Twitter: “Intensos los síntomas del covid-19, mi familia y yo estamos pasando por días difíciles, muy duros, esta enfermedad es horrible y tememos lo peor con nuestros padres".


Y lo que tanto temía se hizo realidad al día siguiente con la muerte de su papá, Pedro Nel, de 90 años.


“Lamento contarles que ha fallecido mi papá, se fue mi viejo, ha perdido la batalla contra el covid-19. Estamos destrozados, nos refugiamos en Dios para que nos dé la fortaleza necesaria. Agradezco una oración por su eterno descanso", anunció Ricardo.


Cuenta que don Pedro Nel fue arriero hasta los 14 años, hasta que viajó para ayudar a su familia. Estudió en la UPB. Fue bachiller y arrancó como jardinero en Cementos El Cairo, ascendió como ayudante laboratorista, y finalmente, jefe de laboratorio.


“Luego lo trajeron a Cementos Argos como químico y mi papá, sin haber pasado por la universidad, hizo parte de la terna para reemplazar al gerente de esa empresa cuando este falleció. Fue muy verraquito", rememora, con orgullo.


Cinco días después, y en medio del dolor por la pérdida del patriarca del hogar, la familia Yepes sufrió otro duro golpe. Johan Yepes, de 58 años, también falleció de coronavirus.


“Esto es un mal sueño, hace poco también fallece mi hermano, una de las voces más hermosas que escuché, un gran músico. Momentos muy dolorosos pasa nuestra familia", trinó Ricardo.


Dice el hombre que esa es una de las cosas que más le duelen, porque Johan estuvo bien durante la semana de la pascua y de un momento a otro se agravó y falleció. "Él era una persona muy espiritual, cero materialista”, así recuerda a su hermano.


No pudo tener contacto con él. No pudo despedirse ni repetirle lo mucho que admiraba su voz.


“Yo no logré hablar con ninguno de ellos. Solo le logré enviar un par de mensajes a mi mamá. Ahí no hubo despedida, no hubo abrazo ni nada", lamenta Ricardo.


Mientras tanto, doña Ligia seguía hospitalizada, y aunque nunca se enteró del fallecimiento de su esposo y su hijo, parece que de alguna manera hubiera sabido que ya no estaban en este mundo y hubiera querido acompañarlos. Ella falleció a los tres días de la muerte de Johan.


“Hoy ha fallecido mi hermosa madre, Doña Ligia. Hace días, Dios llamó al roble de mi familia, mi papá; también al artista de la casa, mi hermano, hoy me quita a la flor más bella de mi jardín ¡Qué frágil es la vida!”, expresó Ricardo.


De su mamá dice que solo le faltaba hacer milagros para ser una santa. La describe como "una mujer amable, bondadosa, muy pendiente de sus vecinos y con la vocación de servicio más alta que yo he conocido".


Reconoce que es un dolor muy grande el que siente él y la familia que queda, pero resalta que, en medio de todo, sus familiares fallecieron sin sufrimiento y sin dolor.


“Mi mamá no se concebía sin mi papá, él no se concebía sin ella y mi hermano no se concebía sin ambos. El Señor se los llevó a los tres juntos, que vivían juntos, eran el apoyo el uno del otro. Aquí somos nosotros los que quedamos sufriendo”, expresa el hombre.


La familia Yepes, compuesta de padre y madre y siete hijos (cuatro mujeres y tres hombres), ya conocía el dolor de perder a uno de sus integrantes, ya que hace 2 años falleció una hermana de Ricardo.


“Y ahora perdimos a otros tres miembros. Quedamos cinco”, dice el hombre, quien desde su tragedia hace un llamado a las personas para seguirse cuidando y cuidando a los suyos.


“Todos debemos tener conciencia de que no se debe bajar la guardia en ningún momento. Yo, que siempre fui muy cuidadoso, lo hice un instante y ese día me contagié, se contagiaron mis viejos y mi hermano”, sentencia.