Teatro Córdoba ahora es parqueadero y bodega y no lo venden - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

Breaking

LEER NOTICIAS NUEVAS

LAS NOTICIAS MÁS CALIENTES

sábado, 17 de abril de 2021

Teatro Córdoba ahora es parqueadero y bodega y no lo venden



Entre las transversales 15 y 16 del barrio La Granja de Montería, una mole de cemento corroída por el tiempo llama la atención.


De paredes desteñidas y llenas de huecos, el lugar está a pocos metros de La Principal, una de las calles más emblemáticas de la capital. Por años, esta esquina fue un lugar de concurrida obligación.


Ese sitio es el Teatro Córdoba, construido según vecinos a inicios de la década de los 70. La gente acudía a la sala, ya que era toda una novedad y, según muchos, porque también servía para combatir la rutina de la época viendo películas del viejo Oeste, mexicanas y hasta eróticas.


Era uno de los planes familiares predilectos en la Montería de aquellos tiempos, cuando sí parecía un pueblo grande. Entonces, no existían los combos que ahora venden en las salas de cine, con tiernas crispetas de maíz y gaseosas repletas de trocitos de hielo.


Entre función y función nocturna, el espectador se asomaba por una reja y compraba el bolis o vikingo acompañado de una empanada o carimañola, que a veces daban envuelta en un pedazo de papel para que se sintiera menos el aceite que desprendían los alimentos. 


Hasta chocolate en bola vendían en los alrededores y, claro está, cervezas bien frías.


Sin embargo, todo cambia y ahora el sitio sirve para otros menesteres.


De rodar famosas películas que despertaban el interés colectivo, como la Mochila Azul, el antiguo Teatro Córdoba pasó a ser parqueadero de vehículos y bodega de elementos que utilizan para decorar carrozas.


Hace unos 35 años dejó de funcionar, porque aparecieron otras salas de cine.


Muchos recuerdan que se caracterizaba por su amplitud y eso marcaba la diferencia. Además, lo hacía más atractivo el hecho que tenía dos pisos y hasta había un balcón de zona preferencial.


Los fines de semana, cuando anunciaban una película a través de un viejo megáfono, las filas casi que llegaban a la iglesia católica Nuestra Señora de Fátima.


Varios años después, muchos habitantes de La Granja tienen en su mente el teatro y se preguntan por la suerte de este. Algunos creen que el predio es de la Curia o del municipio de Montería.


Julio Germán Herrera, quien tiene arrendado el lugar, explicó que es de unos particulares que viven en Medellín.


El hombre, un artesano y fabricante de carrozas, las cuales han recorrido casi todo el país, dijo que lleva en el Teatro más de 10 años, y allí elabora variados diseños.


Herrera confirmó que en el sitio guardan vehículos, que pagan un arriendo mensualmente. “Esto es un sitio privado, pertenece a unas personas que viven en el interior del país”, dijo.


Aclaró que no es cierto que al lugar lo vayan a vender a unos inversionistas para construir un almacén de cadena o a un grupo de pastores para levantar una iglesia; lo que hace creer que por ahora el Córdoba seguirá en pie, pero siendo usado para algo distinto a lo que fue en sus inicios.