jueves, 18 de marzo de 2021

¿Otro error? Enfermera vacunó dos veces a la misma persona en menos de un minuto



Aunque no ha presentado molestias en su salud, la señora Rosalba García de González, de 92 años, denunció que la vacuna de Sinovac contra el covid-19 le había sido aplicada en dos oportunidades, pero lo que le sorprende es que se hizo en el mismo brazo, en menos de un minuto y por la misma enfermera en el hospital Canaima, en Neiva, Huila. “La misma enfermera me metió dos chuzazos y en el segundo, que me dolió un poco, boté sangre y hasta empapó el algodón”, afirmó doña Rosalba, quien vive con familiares en Los Alpes, un sector estrato uno de la comuna 8 de Neiva.

Aclara que, “gracias a Dios, tengo mis 5 sentidos bien puestos, pues veo, escucho, duermo bien, como bien y siento todo lo que le sucede a mi cuerpo”.

Nubia González afirmó que su madre goza de plena lucidez mental y contó que fue trasladada a las 6 de la tarde del 12 de marzo al hospital de Canaima, pues la ESE Carmen Emilia Ospina le hizo la citación vía telefónica.

“Yo la acompañé y estuve un poco retirada del procedimiento porque les tengo nervios a las inyecciones, pero otro familiar sí estuvo a su lado”, afirmó Nubia.

La señora Rosalba García aseguró que fueron dos vacunas “aplicadas en un minuto, o un poco menos, y por la misma enfermera”.

“Como a las 6 de la tarde la enfermera me alzó la manga en la blusa del brazo izquierdo y en segundos me metió la primera inyección de la que no sentí ningún dolor”, dijo.

Permaneció sentada en la silla para reposar media hora, pero su sorpresa fue enorme al ver que, un minuto después, la misma enfermera regresó a la silla con otra vacuna en sus manos.

“Cuando vi que me iba a meter otro chuzazo le dije que ya ella me había aplicado la vacuna, pero no hizo caso, y me metió la segunda jeringa en un abrir y cerrar de ojos”, señaló la señora y agregó que un familiar también le advirtió esa situación a la enfermera.

Lo que le sorprende a esta mujer, nacida en Neiva, es que “haya sido la misma enfermera la que me vacunó dos veces, eso es muy extraño”.

Ese día, al ver los rostros de preocupación en sus familiares, la invadió la angustia y hasta pensó “que podía morir”, lo que desencadenó en nervios y problemas de tensión alta siendo atendida de manera oportuna por los médicos.

“El susto pasó al rato, pues mi tensión se normalizó y quedé bien, luego me trasladaron a la casa”, aseguró y aclaró que ha sufrido de hipertensión y glucemia, pero siempre esas dificultades han sido controladas “por lo que a mis 92 años de vida me considero una mujer sana, saludable”.

“Hoy me siento muy bien de salud, no me ha dolido nada, ni siquiera un dolor de cabeza he tenido, y todo eso se lo debo a las bendiciones de mi Dios”, afirmó.

En medio de la confusión, doña Rosalba García se pregunta “si es necesario aplicarme otra dosis, pues me citaron dizque para la segunda vacuna el 19 de abril próximo”.

“No entiendo por qué la misma enfermera me chuzó dos veces, ella se puso nerviosa, pero la verdad no me ha dado explicaciones”, dijo.

José Antonio Múñoz, gerente de la ESE Carmen Emilia Ospina, de Neiva, afirmó que el hecho es sometido a revisión y análisis.

“Es una falla de carácter individual más que de carácter institucional, no es una falla de la logística, pero nos compete realizar los ajustes para que no se repita”, afirmó el gerente y señaló que la institución ha aplicado 1.400 vacunas sin ninguna reacción adversa en los pacientes.

“A la señora de este caso le hacemos un estricto seguimiento, hemos estado al tanto de su salud y se encuentra en buenas condiciones”, dijo Muñoz.

Médicos y epidemiólogos consultados afirmaron que doña Rosalba García sí necesita otra dosis, pues la primera vacuna, así haya sido doble, “genera una respuesta inmunológica, pero para ese momento y debe ser reforzada con la segunda dosis en el intervalo de tiempo de 28 días para el caso de la de Sinovac”.

BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS