martes, 2 de febrero de 2021

[Video] Niño que vendía agua en la calle para alimentar a su familia logra comprar una casa. Sueña en grande



El pequeño Gabriel, de 11 años, vendía agua en la calle para llevar pan a su hogar, hasta que lo denunciaron por vender sin permiso, poniendo en riesgo incluso a su madre. Tras conocerse su historia, cientos de donativos por internet permitieron que juntara el dinero necesario para tener su propia casa.


Muchas veces escuchamos historias de jóvenes que persiguen sus sueños por años hasta que de adultos logran cambiar sus vidas a base de esfuerzo, pero pocas veces sabemos de niños que logran cambiarle la vida completa a sus familias como el pequeño Gabriel, un chico de 11 años que vendía agua en las calles de Brasil para llevar dinero y pan a la mesa.


Gabriel vive en la ciudad de Mossoró, en Brasil, en un barrio humilde y cerca de calles consideradas peligrosas debido al tráfico de drogas y delincuencia. Su familia ha pasado por duros problemas económicos debido a la pandemia y por lo mismo, el joven que tiene apenas 11 años decidió salir a vender botellas de agua para ayudar en el hogar.


Sin embargo, un día recibió una denuncia por vender sin permiso e incluso llegó a intervenir el Consejo Tutelar, al tratarse de un menor de edad, lo que le trajo problemas a él y a su madre.


Gabriel, siendo el mayor de sus tres hermanos, que tienen 10, 9 y 2 años, se sintió desesperado llegando a colgar un video en internet donde se le ve con llantos por no poder ayudar más a su familia, la cual vive únicamente con un bono del gobierno que recibe la abuela y que apenas sirve para pagar el alquiler.


Uno de los deseos de Gabriel era tener una casa grande con su propia habitación, además de estar alejados de la delincuencia. Sueño que internet logró cumplirle cuando cientos de usuarios participaron en una colecta tras conocer su historia. El pequeño no tenía idea de la iniciativa, hasta que el medio Razones para acreditar, que organizó la donación, le dio la noticia.


La suma total de $82.000 Reales, equivalentes a $15.000 dólares le permitieron comprar la casa que el pequeño de 11 años tanto soñaba. Alejados de la delincuencia ya planean en abrir un negocio.


El inmueble cuenta con una amplia sala de estar, una gran cocina, varias habitaciones y un patio trasero para ampliación. Lo que más hace ilusión a Gabriel es que puede proyectarse con su familia, alejado de los malos barrios, pero de ninguna forma se vergüenza de lo que ha hecho para llevar pan a la mesa.


“No me da vergüenza salir a vender, ya me han humillado en las calles, pero estoy orgulloso de lo que hago, por eso puedo mantener mi casa, mis hermanos. Me avergonzaría si estuviera robando”.

De todas formas, Gabriel intentará no salir nuevamente a vender agua para no poner en riesgo la tutela de su madre. Esperan que la pequeña empresa que quieren montar en la casa sea más que suficiente para mantenerlos a todos de ahora en adelante.

BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS