miércoles, 10 de febrero de 2021

Vender contenido intimo en la red: el último recurso para salir de la miseria en Venezuela



La entrevista está pautada a las cuatro de la tarde en la Pastora, una popular parroquia en pleno centro de Caracas. Llega casi una hora después al sitio acordado conduciendo una motocicleta, la acompaña su esposo un hombre de 30 años.  "Mucho gusto, soy Albersy: La Barbie", se presenta.  Una mujer de 28 años, madre de una niña de 9 años y un niño de 4, que en medio de la angustiante recesión que vive Venezuela desde hace 7 años, decidió vender contenido sexual explícito a través de  internet, en el portal Onlyfans, que ya supera los 100 millones de suscriptores.


Un negocio incipiente en la nación suramericana pero cada vez más popular entre los jóvenes, un sector de la población que registra un 60% de paro y los que sí tienen empleo, trabajan por salarios insignificantes, muy lejos de cubrir la canasta alimentaria básica.


Albersy o "La Barbie", como prefieren que la llamen cuando habla de su rol de creadora de contenido erótico, tiene apenas dos meses utilizando la plataforma Onlyfans aunque no inició de cero porque ya tenía un piso hecho en otras redes sociales como Facebook e Instagram, en las que ya era popular, pero donde no podía monetizar por las restricciones de esos portales. Tal vez por eso no hay rastros de pudor cuando habla sobre los tipos de contenidos que debe ofrecer a los clientes más exigentes.


"Es un poquito tedioso, pero sí se puede. La idea es mantener a los fans siempre allí, porque esa es una plataforma donde la persona se suscribe y si no les gusta abandona la página, quitan  la suscripción  y aparte de eso también quitan el dinero", explica "La Barbie" a NIUS. "Ahorita me están pidiendo lésbicos y no los tengo, entonces yo necesito como que cruzar esa barrera  porque hay chicas de 18 años que están haciendo ese contenido explicito", señala.


La plataforma Onlyfans fu creada en 2016 como un portal que permitiera a  influencers monetizar sus contenidos de tipo variado,  pero con el tiempo derivó en un sitio pornográfico  en el que los creadores establecen las tarifas del material que publican.


Negocio lucrativo

En el caso de "La Barbie" cobra 5 dólares por desnudos en fotos y hasta 10 dólares por vídeos que pueden durar entre 5 y 10 minutos. La plataforma descuenta el 20% de lo generado durante un mes y el resto lo transfiere a una cuenta internacional 21 días después.


Este es precisamente el mayor atractivo del portal en Venezuela. Significa la posibilidad de obtener dinero en divisa. Un hecho muy valorado en este país que atraviesa una dolarización de facto. El bolívar, la moneda nacional, perdió el 90% de su valor con relación al dólar en 2020, según datos del Observatorio Venezolano de Finanzas.


En un día de bajas solicitudes "La Barbie" puede ganar hasta 100 dólares. "Que trabaje de lunes a domingo son 700 dólares o pueden ser 500 dólares que es lo que yo hago semanalmente", dice. Además señala que la mayoría de sus 50 seguidores son extranjeros mayores de 40 años. (En Venezuela el salario mínimo es inferior a un dólar)


"Desde España tengo muchísimos clientes, son los mejores clientes que he tenido porque son los que realmente  tienen el dinero para poder darse el lujo con una chica de verla desnuda lo cual permite que Venezuela a pesar de todo siga siendo un lugar muy rentable para este negocio", comenta.


Tanto así que su esposo ahora es su mánager y hasta participa en sus vídeos eróticos,  aunque sostienen que el  negocio ahora se concentrará en la red social Telegram en  donde ya cuentan con seis mil seguidores y pueden monetizar directamente en sus cuentas sin ningún porcentaje de descuento.  "Las redes las manejo yo, hablo con los clientes pautando las negociaciones; por el lado de las redes tengo más destrezas y ahorita somos un gran equipo", afirma Alexander Pinto, esposo y mánager de Albersy.


Entre el baile y el erotismo

La realidad de Albersy ("La Barbie") coincide con las de miles de mujeres y hombres en Venezuela que ante la crisis se han visto obligados a asumir roles distintos para lo cual se formaron. Ella es enfermera y profesora de baile, lo primero nunca ha ejercido y la segunda aunque la ejerce y es su verdadera pasión apenas puede ganar 10 dólares al mes.


Por eso aunque no se siente orgullosa de vender contenidos sexuales en la red, lo toma como un trabajo serio que le permite generar los ingresos suficientes para mantener a sus dos hijos, de allí  su disgusto cuando algunos valoran su  trabajo como prostitución


"Este trabajo lo catalogan como de mala fama,  dicen que si me muestro desnuda en las redes sociales soy prostituta, es lo que quiero que entiendan los chicos hoy en día, que las que hacen contenido, por ejemplo, como  mi persona, no son prostitutas, solamente vendo contenido y hasta ahí",  aclara Albersy en un tono reflexivo


Negocio de riesgo

Para Nury Pernía, presidenta de la Asociación de Mujeres por el Bienestar  y la Asistencia Recíproca, AMBAR, una ONG que vela por la recuperación delas mujeres víctimas de agresión y explotación sexual, la crisis y la pandemia del covid-19  agravaron el proceso de deterioro social que experimenta  Venezuela en los últimos  años. Sostiene que las condiciones del país ha permitido que surjan múltiples formas de explotación sexual.


Afirma que la libertad y autonomía que ofrece la internet, matizan los riesgos que puede existir al exponer contenido sexual a través de las redes, por lo que muchas mujeres tienden a confiarse y se convierten en blanco fácil de las redes criminales asociadas a la trata de trata de personas. Además aclara que en la ONG AMBAR todo contenido o intercambio sexual por  de dinero se considera una forma de prostitución. (Existen evidencia que menores de 18 años han  ofrecido ilegalmente contenidos en Onlifans, como llegó a demostrar la BBC a través de un documental).


"A estas mujeres y adolescentes que se están dedicando a esto, que sepan que detrás de todas estas páginas hay un gran riesgo y que pueden hasta morir por estos riesgos que se corren a través de la web porque no sabemos quién está detrás, son redes de trata, de explotación sexual y después ser víctimas hasta de extracción de órgano", señala a NIUS la también activista por los derechos humanos,  Nury Pernía,  quien además alerta que en Venezuela ha aumentado los delitos de trata de mujeres y ya han sido desarticuladas varias organizaciones criminales asociadas a este tipo de delito.


El pasado 18 de enero, la Fiscalía General de Venezuela, informaba sobre el desmantelamiento de una red de tráfico sexual en regiones fronterizas del país conectadas con Trinidad y Tobago. En el procedimiento, siete menores de edad y otras tres mujeres fueron rescatadas.


De acuerdo con la ONU, alrededor del 60% de las víctimas de trata en Venezuela son mujeres y en su mayoría tienen por destino países de Centroamérica y El Caribe


"Yo ya sé que cuando tú subes unas fotos a las redes sociales, sabes que eso va a estar divulgado de aquí a la China", dice Albersy quien además recuerda que ya fue víctima de acoso por parte de uno de sus seguidores. El retiro está en mente. "Es algo que estamos haciendo nosotros para tener  un negocio familiar para salirnos de este mundo", asegura Alexander, espos de "La Barbie".

BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS