martes, 12 de enero de 2021

Mantuve mi fe intacta en que Dios me devolvería la voz: Álvaro ‘El Bárbaro’



El mismo drama que vivió Shakira hace un año al quedarse sin voz, tras sufrir una hemorragia en las cuerdas vocales y perder la voz, lo vivió uno de los pioneros de la champeta, Álvaro Jesús Almario Almario, conocido a nivel artístico como Álvaro ‘el Bárbaro’.

Este cantante de 41 años, quien desde 1994 ganó popularidad al pegar éxitos como El vacile del pato, Pa’ qué mentir, El mosquitero, Y con la misma canción y La herida, vivió momentos angustiantes que lo llevaron a depositar toda su fe en Dios, esa misma que había incrementado hace seis años cuando se convirtió al cristianismo. 

Por fortuna en el camino se fue encontrando manos amigas y hoy ‘El Bárbaro’, que duró dos años con disfonía y episodios prolongados de pérdida del habla, tras ser sometido a una exitosa cirugía en las cuerdas vocales, puede compartir su testimonio.

La intervención se realizó el pasado 12 de diciembre en Cartagena, ciudad en la que este panameño se radicó desde que tenía dos años. 

Los especialistas que lo atendieron le recomendaron que no puede forzar su sistema vocal y solo debe hablar cuatro minutos cada una hora. Esto mientras inicia esta semana las terapias con el fonoaudiólogo, las cuales le permitirán mejorar el habla.

Este padre de cuatro hijos, que reside en el barrio La Esperanza de Cartagena, confiesa que derramó muchas lágrimas y vivía angustiado debido a que su voz es el instrumento con el que aprendió a ganarse la vida, y si esta se le iba, no sabía cómo mantener a su familia. 

Por ello en junio del año pasado dio a conocer su caso a través de redes sociales. “Es terrible levantarte, intentar dar los buenos días a tus seres queridos y que la voz no te salga, eso le baja los ánimos hasta al más fuerte”, expresó.

Almario es consciente de que esta experiencia marca un antes y un después en su vida, y hoy valora a plenitud el hecho de poder entablar una conversación con alguien. Eso sí, trata de buscar las palabras precisas para no desgastarse. 

“En la vida he perdido grandes amigos, la juventud, algo de dinero, pero perder la voz fue algo que jamás se me pasó por la cabeza, por eso hoy valoro el poder estar hablando contigo”, aseveró.

BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS