sábado, 23 de enero de 2021

Los puntajes más altos de Córdoba no pudieron acceder a la universidad



Dos de los mejores bachilleres de Córdoba, con base en los resultados de las pruebas Saber, se quedaron por fuera del sistema de educación superior debido a la difícil situación económica que afrontan sus padres y al cierre de las inscripciones en las universidades.

Los estudiantes, que además recibieron una beca del programa Generación E, fueron identificados como Lorraine González Galeano, quien obtuvo 441 puntos en las pruebas; y Carlos Chica, con 433. Ambos de 17 años.

Sobre la joven se supo que quisiera poder estudiar medicina en la Universidad del Sinú de Montería; mientras que el joven bachiller anhela poder estudiar una ingeniería electrónica, en la Universidad Javeriana de Bogotá.

Los dos estudiantes son egresados de la Institución Educativa Marceliano Polo, del municipio de Cereté, en Córdoba.

“Estamos tocando puertas a través de las secretarías de Educación Municipal y Departamental, pero apenas comenzamos porque los resultados acaban de llegar. El problema es que se están cerrando las inscripciones y las matrículas en los centros de educación superior”, indicó el rector del colegio, Édgar Otero David, quien es una de las personas que ha iniciado la búsqueda de universidades para sus pupilos.

Otero David  agregó que “por su situación económica no lograron inscribirse en ninguna universidad y ahora resulta que son los mejores puntajes de Córdoba”.

Cabe indicar que el colegio Marceliano Polo de Cereté logró que 41 de sus estudiantes obtuvieran un resultado por encima de los 300 puntos.

“Da mucho pesar que los mejores no se pudieron inscribir ni pueden estudiar en las universidades que anhelan porque sus padres son personas dedicadas a oficios varios con escasos recursos”, puntualizó el rector del colegio de bachillerato.

Hasta el momento las autoridades de educación no han entregado detalles sobre las eventuales medidas que tomaría para auxiliar a los dos bachilleres.

Piden un cupo

Lorraine González Galeano manifestó que “he tenido dificultades con relación a la admisión a las universidades debido a que la mayoría ya han cerrado los cupos, lo que me obligaría a posponer la beca de Generación E”.

Aplazar los estudios para Lorraine es poner en riesgo el preciado beneficio pues podría perder para el segundo semestre de este año 2021.

“Tengo entendido que la beca tiene un periodo de un semestre pero más adelante puedo correr el riesgo de que el Gobierno no financie mi beca debido a que en este periodo se ofrece el 75 por ciento de los cupos; y en el segundo semestre el 25 por ciento restante. Eso implica que me quede sin cupos”, explica la joven bachiller.

Para acceder a la educación superior Lorraine necesita puntualmente que la Universidad del Sinú, el alma mater de su predilección, le conceda un plazo para poder realizar el papeleo de rigor para acceder un cupo en la facultad de Medicina.

Por su parte Carlos Chica, requiere que la Universidad Javeriana en Bogotá, le conceda un cupo para estudiar ingeniería electrónica.

El joven bachiller y múltiple campeón departamental de ajedrez  en las pruebas Supérate, manifestó que “estoy eligiendo la universidad pero tengo que cumplir con muchas condiciones por eso no he encontrado cupo. Me gustaría estudiar en la Universidad Javeriana, ingeniería electrónica”.

Carlos reside en el casco urbano de Cereté junto a sus padres Alix Almanza Argel y Donel Chica Montesino. Es el segundo de tres hermanos, el único varón.

“Mi rutina diaria inicia desde las 4:00 de la mañana, hago  un poco de ejercicio, luego practico piano y después estudio las materia que me corresponden, también practico mi ajedrez”, señala el brillante bachiller.

Desde el Ministerio de Educación manifestaron que estudiarían la situación, de igual manera se espera la gestión por parte de las autoridades locales y regionales.

BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS