domingo, 6 de diciembre de 2020

[Video] "Si quieren hacerlo, largo de aquí”: dueño de restaurante echa a clientas porque perreaban



En video quedó capturado cómo el dueño de un restaurante en Dallas, Texas (EE. UU.), sermoneó y echó del lugar a unas jóvenes que bailaban 'twerking'.


De acuerdo con la cadena CBS, el hombre que se viralizó es Kevin Kelley, dueño del restaurante ‘TRUE Kitchen + Kocktails’ de Dallas, al cual se lo ve muy enfadado con las clientas que estaban bailando al estilo ‘twerking’.


Aunque no está claro cuándo fue exactamente grabado el video, la cuenta de Twitter @DJGreenVillain lo publicó el pasado domingo y este ya cuenta con casi 4 millones de reproducciones, 55.000 me gusta y 30.000 compartidos.


En la grabación se escucha decir a Kelley que invirtió “mucho dinero” para comprar el edificio y crear un lugar donde la gente afroamericana “se sintiera bien con ellos mismos como una cultura”.


“Toda esta mierda no lo traigan aquí porque es un restaurante”, grita el emprendedor. “Si quieren hacerlo, lárguense de mi restaurante”, agregó.


“No lo hagan de nuevo. No quiero oírlo. Si no les gusta, lárguense porque no necesito su dinero. Tengo que proporcionar algo a mi gente. No lo hagan de nuevo. Gracias”, finalizó Kelley.


Tras la viralización del video, el dueño del restaurante tuvo que salir a pedir perdón por su lenguaje ofensivo y así frenar los cientos de ataques que recibió a través de redes sociales, explica CBS.


Kevin Kelley aseguró, citado por esa cadena, que ya había advertido a las clientas que habría consecuencias si seguían perreando. Incluso, publicó videos que muestran las conversaciones que los empleados de su restaurante tuvieron con las jóvenes.


“Luego, como otro video muestra, una clienta se subió en su asiento, puso sus manos contra las ventanas y empezó a perrear”, indicó el empresario y agregó que pensó que podía ocurrir un accidente porque una de ellas pudo haber caído Contra la ventana y sufrir heridas, lo que provocaría una demanda contra el restaurante, señala el mismo medio.


“Mi segunda reacción fue: ‘ya es suficiente’. Después de haber abordado este comportamiento 2 veces, estas clientas ya no merecían la cortesía que expresé en los encuentros anteriores ya que fue recibida sin respeto y fue ignorada intencionalmente”, finalizó Kelley.


BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS