viernes, 18 de diciembre de 2020

[Video] De vagabundo a galán: el sorprendente cambio de look de un hombre sin hogar que pidió ayuda en una peluquería



João Coelho Guimarães tiene 45 años y como no tiene un hogar donde vivir se la pasa deambulando la mayor parte del día en el exclusivo barrio Setor Marista, del municipio de Goiânia (Brasil). Le pide algo de comida a los vecinos y se toma un rato para pasar por la puerta del local de Alessandro Lobo, un cantante brasileño que ante la imposibilidad de hacer shows por la pandemia,y apostó a un emprendimiento diferente.


El músico puso un negocio dedicado a la estética masculina que incluye peluquería y vestimenta variando entre ropa informal y sastrería. Nada más lejano al simpático João, que era la imagen opuesta de los maniquíes que se veían en la vidriera: una larga barba, poco higienizada que se extendía hasta mezclarse con su descontrolada cabellera.


Pero detrás de esa enorme bola de pelos y suciedad había algo más, Alessandro lo reconoció al charlar con él cada tarde en la que el hombre pasaba por el local para divertirlo un rato. Cualquier otro dueño de un negocio de vestimenta, hubiese salido a la puerta del local para echarlo acusando que su presencia dañaba la imagen del negocio y espantaba a otros clientes. Pero el músico siempre lo trató con amabilidad y el sábado pasado, cuando João pidió una navaja para afeitar su extensa barba terminó recibiendo un gran gesto solidario.


"João entró y pidió una navaja", recordó el ahora empresario, que forma el dúo César y Alessandro, en diálogo con G1. Contó que tuvo una idea en ese instante y decidió brindar a las personas sin hogar un "día de belleza".


"Fue espontáneo. Pasó por la puerta y tenía mucha barba. Pidió una hoja de afeitar. Lo conozco desde hace un par de meses, siempre va aquí. Entonces, surgió la idea de darle un cambio de imagen", relató.


Como cualquier otro cliente, João recibió el mejor trato. Y así fue como tuvo un impresionante cambio de imagen que se volvió viral en las redes sociales. Estaba casi irreconocible después del afeitado, el corte de cabello y el recorte de su bigote. Además, le dieron una chaqueta, tres remeras, un pantalón y un par de zapatos.


Según Alessandro, el hombre se fue de allí agradeciendo todo. El cantante aseguró que está emocionado por las lecciones que aprendió ese día."Hablar con él me conmueve. El tipo es como nosotros. Tiene buena cabeza", dijo con la voz quebrada.


Además, hay que decirlo, el cantante generó una movida marketinera que le dio una gran publicidad a su local. La idea de Alessandro, según contó al medio local, es que en cuanto la vacuna y la pandemia del coronavirus lo permitan, se pueda retomar los recitales y volver a darle vida a su carrera musical. Aunque no planea apartarse del negocio y sueña con mantener, en paralelo, el local y sus canciones. Ah, por supuesto, seguirá ayudando a João.


BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS