viernes, 18 de diciembre de 2020

Joven colombiano defendió a un indigente de la policía, le dio de comer y se convirtió en su amigo



El colombiano, residente en Medellín, Cristhian Ramirez, junto con su novia Maira Alejandra Martinez constantemente protagonizan y disfrutan realizando acciones sociales o simplemente conociendo a nuevas personas y sus distintas vidas. Les gusta ayudar y aprender del otro. Tienen una conciencia social y un afán por hacer cosas por las demás personas, que necesiten de una mano solidaria, que les hace destacar constantemente y que también les une como pareja. Obras admirables por el próximo, que siempre intentan mantenerlas en secreto, sin contarlas a nadie. Sin embargo, de manera imprevista, Cristhian fue fotografiado ayudando a un hombre sin hogar.


Se trata de Andrés, a quien él le dice Andresito, porque este sujeto odia que lo llamen “Andrés”, sin diminutivo. Lo considerará algo más amable y enternecedor, o quién sabe. Un sujeto que ha sido amigo de Christian hace un año y medio, cuando se conocieron en un día lluvioso, en el momento en el que este indigente apareció frente a su balcón, acurrucado contra una pared y cubierto por telas que estaban mojadas. Fue en ese momento cuando Christian llamó a su novia, Maria Martinez, y junto con ella decidieron darle el primer plato de comida de muchos que se vendrían. “Uy! Gracias mi hermanito”, respondió Andrés ante esa solidaria acción. Se miraron a los ojos y se saludaron chocando el puño. Una amistad había iniciado.


Pero que no estaría exenta de momentos difíciles, debido a que después dejaría de verlo por muchos días, para luego encontrarlo discutiendo con un policía. Funcionario de la fuerza de seguridad que había llegado a echarlo de manera violenta del lugar donde descansaba. El que incluso cuando Andrés recogió sus cosas para irse, le dio una patada por la espalda, botándolo junto con sus pertenencias, al mismo tiempo que siendo acompañado de otro policía lo seguían insultando. Ahí se metió Cristhian, dispuesto a defenderlo.


“Desde mi balcón me metí y le grité al Policía que por qué le pegaba si él no le estaba agrediendo. El Policía desafiante se acercó a mi balcón y me habló con tono desafiante al que yo siempre le respondí. ‘¡Entonces ponelo a dormir en tu balcón pues, sapo!’ Me dijo. ‘Pues acá lo pongo a dormir, pero no le pegués! Él no te está haciendo nada a vos’. Respondí con tono igual de desafiante. La pelea terminó y todos se fueron. Nuevamente pasaron varios días sin volver a ver a Andresito, hasta que lo volví a encontrar caminando por la calle” contó Cristhian Ramirez en una publicación suya en Facebook.


Posterior a este incidente, Cristhian nuevamente tuvo la oportunidad de verse con “Andresito”. A quien le invitó a comer un pan caliente, mientras aprovechaban de tener una conversación. Escena que fue la fotografiada y subida a redes sociales. Y momento en el que Andrés le agradeció por defenderlo del policía, además de contarle más sobre él y su historia.


“Esa tarde me contó mucho sobre su vida. Cosas que yo me quedo asombrado. Lleva habitando las calles de Cali hace 10 años. Nació en Medellín, dejó una carrera universitaria terminada, pero la pobreza llegó a su hogar dividiéndolos a todos y no dejándole más opción que la calle. Ama el dulce, odia con su vida a la Policía y es un amor de ser humano. No le he preguntado si quiere o no salir de la calle, tampoco le he preguntado si se siente cómodo en su condición, si consume o no drogas, si ha oído hablar de Dios, y todas esas mierdas que los ‘héroes’ preguntan a los habitantes de calle. Yo solo quiero ser su amigo, no joderlo y cuando requiera ayuda, poder estar allí para él”  relató Cristhian.


Luego de despedirse, este solidario hombre se lanzó encima de Andrés para darle un gran abrazo, que lo tomó por sorpresa. De ahí en adelante, cada vez que se ven, “Andresito” suelta sus cosas y extiendo sus brazos para recibir a Cristhian. Quien después recoge sus pertenencias y camina junto a él hacia su destino. Han forjado una bella amistad, que se ve reflejada en acciones como el arequipe y el “Manjar blanco” obsequiado a Andrés el 24 de Diciembre. Lo que él siempre había querido. Sin olvidar que además le han renovado sus mantas y le han comprado camisas nuevas. Y “Andresito” también les trae regalos, cosas que encuentra, como un estornillador con el agarre roto, un perchero descosido o un llavero oxidado.


Regalos que vienen del corazón, como el cariño que ambos se tienen y que este indigente se ha ganado por parte de la familia Cristhian y los vecinos del barrio.


BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS