Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

[Video] ¡Papá del año! Fue a buscar a su hija a la guardería y tomó a la niña equivocada

Antes de juzgarlo, cabe mencionar que Juan Manuel no veía a su hija desde hace dos años. Le pareció que estaba un poco cambiada, pero no le tomó importancia. En su defensa dijo: “Es que los críos cambian mucho”.

Nadie es perfecto y a cualquier puede pasarlo. Por mucho que digamos “Dios ¿Cómo tan despistado?”, los argumentos de Juan Manuel tienen su lógica. El, a lo menos, curioso hecho ocurrió en Barcelona (España), donde la pequeña Amelia vería a su padre después de un buen tiempo. 

Pero resulta que el denominado “papá del año”, recogió a la niña equivocada y causó un enorme problema. La policía incluso lo tomó detenido, soltándolo rápidamente al percatarse de que todo era un mal entendido. La pequeña estaba muy abrigada, por el frío, con su mascarilla, por el coronavirus y además también se llamaba Amelia. Las coincidencias fueron muchas. 

Los padres perfectos no existen y aquí queda demostrado. Aunque estamos seguros de que a cualquier pudo pasarle. Juan Manuel no veía a su hija desde hace dos años, debido a problemas con su expareja. Cuando llegó a la guardería, preguntó por su hija Amelia, y le entregaron a la Amelia equivocada.

Se llamaba igual y también tenía 4 años. Juan la notó un poco cambiada, pero con todo el ropaje y el cubrebocas, se le hizo imposible notar los cambios. En su defensa, el hombre dijo: “Es que los críos cambian mucho”.

Sin notar la equivocación, papá la llevó a su casa, merendaron y hasta jugaron juntos. Nada extraño. De hecho, la pequeña jamás desconfió de la situación, en su inocencia de niña. 

Todo iba bien hasta que recibió una llamada de la policía.
Los papás de la Amelia equivocada la buscaban como locos. Nadie sabía dónde estaba y la angustia los invadía. Para fortuna de todos, el lío logró resolverse sin problemas.

Así fue el momento de “celebración”, cuando la familia de la niña extraviada se enteró que todo había sido un error y ella estaba fuera de peligro.

Juan Manuel volvió a la escuela con “su hija”, para devolverla y cambiarla por la verdadera. A pesar de ser un mal entendido, la policía local mantiene el suceso bajo observación, para descartar cualquier otra teoría. 

De momento, la historia de Juan Manuel es la de un simple padre algo despistado.




LA COSTEÑA RECOMIENDA