Pareja se quedó sin trabajo y vendió a su bebé recién nacido - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

NOTICIAS

Full-Width Version (true/false)

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Pareja se quedó sin trabajo y vendió a su bebé recién nacido



Las autoridades chinas descubrieron el caso de una pareja que vendió a su hijo, de 40 días de nacido, por más de 89 millones de pesos (163.000 yuanes).


La decisión de hacerlo la tomaron luego de que ambos perdieran su trabajo en una fábrica, a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.


La compra se descubrió después de que algunas personas avisaran a las autoridades sobre la extraña actitud de una mujer en las líneas de tren de la ciudad de Hefei, capital de la provincia de Anhui (China), el pasado el 30 de octubre.


La decisión de venderlo
Los padres del bebé fueron identificados como Liu y Zhang, quienes fueron acusados del delito de trata de niños.

El medio ‘Anhui Net’ informó que tienen dos hijos más, uno de 7 y otro de 2 años, y que trabajaban en una fábrica de bordado en Shantou (ciudad china) hasta que perdieron su estabilidad económica a causa de la pandemia, lo que desencadenó en que sus deudas se salieran de control.

La pareja se quedó sin empleo en el primer semestre del año, cuando el pequeño todavía no había nacido.

El padre, Liu, pensó que aliviarían sus necesidades económicas si vendían al bebé y convenció a su esposa de hacer el negocio, en un primer intento, con la conocida de un amigo.

La mujer estaba dispuesta a comprar al pequeño por casi 55 millones de pesos (100.000 yuanes): ya tenía tres hijas, pero quería un varón.

El día del nacimiento (finales de septiembre) el plan fracasó, pues el hospital se negó a dar el certificado de nacimiento al descubrir que quien lo pedía no era la madre biológica del infante.

La compradora
Como Xu fue identificada la compradora final, quien  no cumplía con los requisitos que pedían los orfanatos para adoptar y por eso decidió adoptar ilegalmente.

A la pareja la conoció en las redes sociales y acordaron que la entrega del menor se realizaría el pasado viernes 30 de octubre en el condado de Jiang’an, donde los padres biológicos vivían.

Una vez realizada la ‘transacción’, la mujer, de 43 años, viajó hasta el condado de Houshan, donde residía.

Mientras estaba en una de las cabinas de un tren, algunos miembros de la tripulación la notaron actuando de manera sospechosa y no les generaba confianza, según el medio local ‘Anhui Net’.

Así las cosas, le solicitaron a la mujer que descendiera del vehículo en una de las estaciones, donde fue interrogada por la Policía.

Según ‘Anhui Net’, en principio dijo que había adoptado al infante, pero, luego de varias preguntas, aceptó que había pagado una “tarifa de nutrición” de 163.000 yuanes, más un collar y una pulsera de oro, para obtenerlo.

Sus motivos: estaba desesperada por tener un hijo “para mantener las relaciones familiares y que sus padres la ayudaran económicamente”, reportó el medio.

INCREIBLES