Monjas dejan la biblia a un lado, se enamoran y se hacen pareja - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

NOTICIAS

Full-Width Version (true/false)

domingo, 8 de noviembre de 2020

Monjas dejan la biblia a un lado, se enamoran y se hacen pareja



Esta historia se dio a conocer a través de un documental llamado "Nun of Your Business", en la que se cuenta esta bella historia de amor entre Marita y Fani.

El título del documental se trata de un juego de palabras, utilizando la frase original "None of your business" (no es asunto tuyo", pero remplazando la primera palabra por nun (monja). 

Tanto Fani como Marita eran religiosas, habían decidido dedicar su vida a Dios sin saber lo que les depararía el destino. 

Simplemente escuché a mi corazón", declaró Marita. En Croacia, la homosexualidad es considerada como una perversión, inclusive una discapacidad, según informa Biobio. 

Después de enamorarse, ambas dejaron los hábitos para poder amarse y buscar una vida en una sociedad lapidaria. 

Ivana Marinic Kragic fue la directora encargada de este documental, y dijo que además de querer hacer el documental por amor al arte, su principal objetivo era lograr una deconstrucción social. 

Es la historia de un amor inesperado e inusual, pero me concentré más en la cuestión de la libertad individual". 

Tanto Fani como Marita se conocieron hasta llegar al convento; Fani Feric, nacida al este del país decidió ser monja para ocultar que era homosexual, pues se sentía culpable por ello y prefirió guardárselo. 

Por su parte, Marita Radovanovic llegó con 18 años al convento en su ciudad natal de Korcula, al sur, y ella ingresó ahí no por petición de sus padres, sino por un llamado de ayudar a los demás.

Ambas se convirtieron en amigas en los primeros meses que se conocieron.

En un convento hay muchas mujeres", dice Fani en el documental. No le tomó mucho para darse cuenta que ese lugar no era para ella. 

De igual manera, Marita sufrió un descontento y decepción del lugar, pues tenía expectativas muy diferentes. 

Antes, lo idealizaba todo pero me di cuenta de que el marco de la Iglesia no me convenía. La consigna de mi orden era ‘Veritas’. Al cabo de un tiempo, decidí ser honesta conmigo misma y con Dios, que es amor”, detalla Marita. 

La directora admira a esta pareja debido a que tuvieron que tomar una decisión valiente, ya que enfrentaron no sólo al convento, sino a la iglesia entera, que tiene un peso importante en este país, y la sociedad. 

Ellas encontraron la fuerza de luchar por su amor, algo que en general no está aceptado en nuestra sociedad", señala Kragic. 

Debido a esto, el reto que significa enfrentar a la sociedad al 'salir del closet' es muy dura, ya que la sociedad croata es de las más duras en esta cuestión. 

Para los más conservadores, consideran a los miembros de la comunidad LGBTTTIQ+ como pervertidos e incluso discapacitados. 

Kragic asegura que ella busca con este documental generar empatía por las personass que toman la decisión de buscar la felicidad por encima de las normas sociales. 

"Pensaba más en ella que en la Biblia"

Actualmente, Marita y Fari tienen 36 y 40 años respectivamente, quienes comparten no sólo la felicidad de poder expresar su amor, sino el dolor que también significa llevar este camino en una sociedad conservadora. 

Es difícil cuando no encajas porque eres diferente. Para los católicos, la homosexualidad es un pecado importante. Yo rezaba a Dios para que me curara de mi ‘enfermedad’. Pero más tarde me di cuenta de que si Dios me había hecho así, no había nada que curar”, contó Fani, quien es feliz con su vida actual más allá de los prejuicios de la sociedad. 

Marita fue la primera en irse del convento hace once años, y Fani la siguió, tiempo después se reencontraron para poder iniciar su relación de pareja, la cual lleva ya 10 años. 

Pensaba más en ella que en la Biblia", confiesa Fani. Ella pidió unos días fuera del convento para reflexionar sobre su servicio, pero nunca retornó. 

La pareja reside en la ciudad natal de Marita, donde una se ha dedicado al turismo y la otra es restauradora; afortunadamente, la familia de Marita las ha aceptado, ya que a ellos les importa que la mujer lleve una vida fuera del convento y sea feliz.

De joven, cuando veía una estrella fugaz, me decía siempre: ‘Dios, por favor, envíame a alguien como yo’. Ahora ella estaba ahí, así que abandoné el convento”.

INCREIBLES