El informe con que buscan demostrar que muerte de Martín Elías fue un homicidio - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

NOTICIAS

Full-Width Version (true/false)

miércoles, 11 de noviembre de 2020

El informe con que buscan demostrar que muerte de Martín Elías fue un homicidio



Hacia las 7:30 de la mañana del 14 de abril de 2017, el cantante vallenato Martín Elías, hijo del legendario Diomedes Díaz, se encontraba en su camioneta en la vía que de Coveñas conduce a San Onofre, en Sucre. Ese día, en lo que pudo ser un accidente o un homicidio culposo, el cantante de 27 años terminó perdiendo la vida, luego de que su conductor, Armando Quintero Ponce, perdiera el control de la Toyota Land Cruiser en la que se movilizaban, lanzando al vehículo por los aires. Para la Fiscalía, la muerte no fue accidental por la altísima velocidad que llevaba y lo pretende demostrar en juicio con un peritaje que reconstruyó el siniestro, al que tuvo acceso El Espectador.


El documento, de 24 páginas, lo elaboraron investigadores de la Dirección de Tránsito de la Policía y reconstruye el minuto a minuto del accidente. Para hacerlo, dividieron el siniestro en tres momentos: percepción, reacción y conflicto. La primera parte se refiere a que aquel día, en el kilómetro 99 de la carretera, que solo tiene una calzada y es en doble sentido, el conductor al parecer invadió el carril contrario, mientras iba a una velocidad “de no menos de 152 kilómetros por hora”. Eran las 7:30 a.m. y la vía, en la que se puede conducir a máximo 50 km/h, estaría sola, aunque varios medios reportaron que, supuestamente, a Quintero Ponce se le atravesó una moto.


El informe continúa con el momento de la reacción. “Al percatarse [de] que había realizado dicha maniobra, decide redireccionar su trayectoria hacia su respectivo carril y en ese proceso el vehículo deja demarcada una huella curva de derrape con la rueda delantera izquierda de una longitud de 20,15 metros. Ya dentro de su carril (Quintero Ponce) inicia un proceso de pérdida de control del vehículo, dejando una huella de derrape de 17,47 metros con proyección hacia el costado lateral derecho de la vía, con la rueda delantera derecha”, sostiene el documento. Otras tres marcas de derrape en la zona verde del borde de la vía y la misma carretera permitieron reconstruir la trayectoria.


De allí el informe pasa al último momento: el conflicto. “Sin poder controlar el vehículo, el rodante realiza una rotación a la izquierda y a su vez inicia un vuelo de volcamiento lateral derecha con una inclinación de 40° desplazándose a una distancia de 23,68 metros y de esta posición cae sobre ruedas del costado lateral derecho, fracturando los rines de las ruedas sobre la carpeta asfáltica”. Posteriormente cayó 17 metros más adelante, rebotó, dio otra media vuelta en el aire y volvió a precipitarse al suelo, a otros 17 metros, donde golpeó y tumbó la rama de un árbol, para rebotar una vez más hasta caer del lado izquierdo de la vía, donde fue hallado el vehículo.


Tras la colisión, Martín Elías, el conductor y los otros dos ocupantes de la camioneta fueron llevados al hospital de San Onofre y, luego, por su gravedad, a una clínica en Sincelejo, donde finalmente murió el cantante. Según cita el escrito de acusación con el que la Fiscalía llamó a juicio a Quintero Ponce, el artista sufrió “traumas cerrados de abdomen, lesiones cardíacas en epicardio, contusiones pulmonares bilaterales, edema pulmonar, contusión cardíaca”, entre otras lesiones que terminaron por causarle la muerte. La defensa del conductor aseguró por un tiempo que el deceso había obedecido a una negligencia médica, pero nunca se aportaron pruebas de esa hipótesis.


El informe con el que la Fiscalía quiere demostrar su versión del exagerado exceso de velocidad fue elaborado con ayuda de un software denominado Reconstructor Analítico de Colisiones de Tránsito Terrestre (RACTT). El programa estudia las medidas de las marcas de derrape que dejó la camioneta en la vía, sus ángulos, la fricción del asfalto de la vía y arroja un resultado de velocidad promedio. “Teniendo en cuenta los cálculos realizados, el análisis de la dinámica del accidente nos permite establecer que el conductor se desplazaba a una velocidad de no menos de 152 km/h”, escribieron los investigadores de la Policía.


A su vez, sobre la versión que afirma que al conductor se le atravesó una moto, señaló el ente investigador: “De acuerdo con las entrevistas a testigos, quienes residen en el sector del accidente, en ningún momento observaron la presencia de una motocicleta, asimismo y a pesar de que los medios de opinión pública siguen insistiendo en la presencia de una motocicleta, no se tienen las placas de dicho rodante. Por consiguiente, y de acuerdo con nuestra experiencia, no es viable afirmar la presencia de un segundo vehículo”. Y más adelante remata: “Si hubiera existido, con la velocidad a la que se desplazaba, se hubiera salido a un costado de la vía y chocado con un árbol del sector”.


La vía entre San Onofre y Coveñas, agrega el documento, está en mal estado. De hecho, en algún punto la camioneta se tropezó con un bache de 12x25 cm y 5 cm de profundidad. Aunque no lo desarrolla en profundidad, el informe sí reconoce que uno de los escenarios en los que el siniestro pudo haberse evitado es si la vía no tuviera huecos. En el mismo apartado señalan que Martín Elías no llevaba cinturón de seguridad y así “los airbags no cumplen una buena función”. Y, por último, dicen que si el conductor no hubiera sobrepasado los límites de velocidad “es muy probable que no se hubiera perdido el control sin necesidad de zigzaguear entre los dos carriles de la calzada”.


Quintero Ponce ha insistido en su inocencia y no aceptó el cargo de homicidio culposo que le imputó la Fiscalía. El proceso ya está en etapa de juicio ante el Juzgado Cuarto Penal de Sincelejo. En la audiencia más reciente, el pasado 5 de noviembre, rindieron testimonio el patrullero que asistió primero al lugar de los hechos y el investigador que realizó la inspección del cadáver. El siguiente testigo citado sería uno de los hombres claves para armar el rompecabezas de lo que ocurrió esa mañana de 2017, pues fue el autor de este peritaje que concluye que, en efecto, todo podría haberse evitado si el conductor hubiera respetado los límites de velocidad.

INCREIBLES