[Video] Así trabajan los médium de San Gregorio - La costeña 107.0 Montería | Tucostena.com

NOTICIAS

Full-Width Version (true/false)

jueves, 29 de octubre de 2020

[Video] Así trabajan los médium de San Gregorio

En Colombia hay una larga lista de venezolanos famosos. La imagen de Simón Bolívar está en la raíz de su historia, la voz de Pastor López en la programación de las emisoras en diciembre y la sombra de Hugo Chávez en los discursos de los políticos de todas las orillas.

Pero no hay un nombre venezolano que genere más devoción religiosa que el del doctor José Gregorio Hernández, un médico de bigote en eme, cejas mezquinas y corbata negra, quien será, oficialmente, el cuarto beato católico de Venezuela, aunque hace mucho fue graduado de santo por la cultura popular.

De hecho, actualmente, en países como Perú, Panamá, Ecuador y Colombia también se le rinde culto. Incluso, algunos médiums aseguran que él los usa para hablar con la gente.

Los médiums

"Hay unos tratamientos por medio de plantas que le llegan a uno cuando está en consulta con los pacientes, y uno que otro remedio farmacéutico. Hay cosas que yo no conozco, pero existen", aseguró Jairo Quiroga, quien se describe como médium y líder de un centro espiritual gregoriano de Ibagué.

Según él, no conoce la naturaleza de varias de las plantas que acaba por recetarle a la gente, pero sí sabe de algunos medicamentos, pues hizo un curso de medicina homeopática.

Para José Enrique Finol, estudioso de la figura de José Gregorio Hernández, semiótico y doctor en Ciencias de la Información y de la Comunicación, aunque son distintos, la figura de los médiums puede ser comparable con la de los sacerdotes.

"Cumplen una función similar: son actores intermediarios entre el mundo terrenal y celestial, entre los seres humanos y las divinidades, sean estas del tipo que sean. Unos y otros canalizan angustias, incertidumbres y preocupaciones humanas hacia las divinidades capaces de satisfacerlas", advirtió Finol.

Mientras tanto, Quiroga señaló que los dones de médium "los adquiere uno, no se lee en ningún libro. A uno le llegan, como cuando usted va a elegir una carrera universitaria. Una persona habla con uno y ya prácticamente uno tiene la solución en las manos", advirtió.

En su comunidad acostumbran a trabajar de lunes a sábado, después de las 2:30 de la tarde. Por lo general, hacen oraciones católicas tradicionales, como el Rosario, que se reza de forma colectiva. Pero también ofrecen consultas privadas.

A uno le llegan los dones de médium, como cuando usted va a elegir una carrera universitaria

Dijo que recibe donaciones, pero que no cobra por sus servicios. "Hay médiums que tratan de quitarle la plata a la gente. Nosotros no hacemos eso", señaló y agregó que en el centro gregoriano que él dirige no tienen "ánimo de lucro".

En contraste, otros centros gregorianos en Bogotá ofrecen consultas desde los 8.000 pesos. 

Los ritos y las oraciones

¿Pero qué es lo que hacen los médiums? ¿Cómo dicen que se manifiesta el poder del beato venezolano?

Para empezar, a estos centros acuden personas enfermas e incluso atormentadas. Sus seguidores pueden ser un paciente de cáncer terminal que perdió las esperanzas, el hijo drogodependiente de una mujer devota o una pareja de esposos a la que se le extravió el amor.

"Igual que en la medicina tradicional, para cada doliente hay una fórmula. Cuando se trata de problemas psicológicos o personales, puede que baste con una charla y una serie de oraciones", comentó Quiroga.

De hecho, la novena de San Gregorio incluye textos sonoros como el Alma de Cristo, el Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria. Como en la Novena de Aguinaldos, que se reza en diciembre, hay una Oración para todos los días y un texto único para cada uno, después del cual "se pide la gracia que se desea". Es decir que ese es el momento de solicitar la curación, la paz o, a veces, el olvido.

En ocasiones, el médium puede pedirles a sus seguidores que esperen la visita espiritual durante algunos días.

Según Quiroga, por lo general esto se lleva a cabo durante ocho noches y lo único que se necesita es un vaso de agua, pues advirtió que "esa es la fuente de vida, porque ahí reposan los espíritus".

Para que sea efectivo, dijo, debe haber una cruz sobre el vaso y este debe ser transparente. Sin embargo, hay quienes afirman que puede tratarse de un recipiente blanco y que, además de agua, puede llevar alcohol e incluso se puede poner un velón blanco prendido al lado. 

De acuerdo con Luz Nelly Gutiérrez, quien lleva trabajando con el hermano José Gregorio desde hace 40 años, este velón puede ser de cualquier tamaño. Lo importante no es cómo luzca, sino la luz que brinda.

Cirujano de escalpelos invisibles

Ahora bien, cuando se trata de casos más complejos, los médiums aseguraron que debe recurrirse a una intervención conocida como 'cirugía espiritual'. "Es cuando el hermano baja y los opera", aseguró Luz Nelly.

No incluye bisturís, ni algodones, ni ningún elemento de quirófano, pero, manifestaron, puede tener efectos profundos en la salud de sus pacientes. "Las personas deben estar acostadas solas en un cuarto", agregó.

Entre otros requisitos, deben tener una pijama blanca y la cama en la que se ubican también debe ser de ese color. Mientras tanto, el médium se hace a su lado y empieza a rezar. Si la operación se hace en los centros, es prudente que haya un altar con la imagen del hermano y con él poner el agua y el velón.

Luz Nelly señaló que se hace el Rosario, luego la novena y, después, el paciente debe tomar el agua, que pasa a ser un "bálsamo al que se le atribuyen propiedades curativas, aunque no tiene más que agua y lo que le echa el hermanito". Más tarde, la persona se acuesta y, según la experta, por lo general se queda dormida.

"A veces sienten cuando les están haciendo el tratamiento, otras veces nada", explicó.

Hay personas que aseguran percibir agujas, inyecciones, masajes y todo tipo de intervenciones que, sin embargo, nadie está haciendo de forma física.

Por ejemplo, Alicia Ferrer, una residente de Ibagué que asiste al centro gregoriano en el que presta sus servicios Luz Nelly, aseveró que presenció un verdadero milagro después de que su hijo tuvo un accidente en moto. 

En el 2015, Iván Darío había llevado a su novia hasta su casa y, de vuelta a su residencia, se cayó y se fracturó la rodilla "en tres partes", relató Alicia. "Tenía la pierna muy hinchada y muy roja".

Al día siguiente fue al hospital. Los médicos le dijeron que lo mejor era que se quedara internado, pero él debía realizarse un tratamiento en su mano (anteriormente había sufrido otro accidente en el que se la quemó), por lo cual prefirió solicitar que lo dieran de alta de forma voluntaria. 

De acuerdo con la versión de Alicia, se sentía muy mal, entonces asistió a un centro gregoriano, donde decidió hacerse una 'cirugía espiritual'. Allá sintió cómo lo vendaron y le pusieron "inyecciones espirituales", pese a que estos procedimientos no se llevaron a cabo físicamente.

Para las personas necesitadas de respuestas más inmediatas a sus necesidades vitales, la creencia en milagros es más expedita y libre

Sintiéndose mejor, se fue a Bogotá y volvió con la pierna muy grave. Pero antes de ir a un hospital, regresó al centro del hermano José Gregorio.

Allí le pidieron que fuera a su casa, hicieron el Rosario, llevaron a cabo la Novena y usaron una copa de alcohol, redonda y blanca.

Estuvo 12 días en la cama, pero acabó por incorporarse y, aunque su madre contó que tenía desaliento, se fue mejorando paulatinamente.

Cuando tuvo que ir al hospital, dijo Alicia, los médicos quedaron impresionados, pues se encontraba mucho mejor de la rodilla, no tenía ninguna fractura y, al parecer, su estado se asemejaba al de alguien que había sido operado. No obstante, recordó, quedó con un dolor en la pierna.

Los milagros

Hay que decir que, aunque en la gente que frecuenta los centros gregorianos este tipo de historias son comunes, en ocasiones se arriesga la salud y la integridad por una creencia que, sin embargo, no tiene asidero científico.

"Si bien para la Iglesia católica la confirmación de un milagro requiere de un largo proceso de evaluación, interpretación y análisis, para el resto de personas necesitadas de respuestas más inmediatas a sus necesidades vitales, la creencia en milagros es más expedita y libre", explicó el semiótico Finol.

Además, agregó que tanto "para la iglesia católica como para las prácticas populares religiosas, el milagro, un fenómeno que vulnera los límites de la lógica humana, es la confirmación de la capacidad intercesora, curativa y salvadora del santo objeto de devoción".

El pasado 19 de junio, el Vaticano anunció que el proceso de beatificación del doctor José Gregorio Hernández había sido aprobado, después de que un milagro suyo pasara por una prueba médica y tuviera el visto bueno de la Congregación para la Causa de los Santos.

La supuesta intercesión sucedió en 2017, en el estado venezolano de Guárico, donde una niña que se transportaba en moto junto a su padre recibió el disparo de una escopeta en la cabeza por parte de delincuentes.

La madre de la pequeña rezó por ella y se la encomendó al entonces venerable médico, mientras le realizaban una delicada cirugía. 20 días después, Yaxuri Solórzano, como se llama la niña, ya podía caminar. La noticia causó revuelo y llegó a las puertas del Vaticano, donde tardaron dos años en evaluarla.

Y, aunque será un largo proceso ante los ojos de los sacerdotes y los obispos católicos, en Latinoamérica el ‘doctor fantasma’ lleva décadas con la aureola puesta.





INCREIBLES