Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

Niño mordido en la cara por canino habló: "la culpa no es del perro, la tiene el dueño"

El caso se presentó hace un par de semanas cuando tres niños que se encontraban jugando en un parque del barrio San Joaquín, en la localidad de Engativá, fueron atacados por el canino, uno de ellos en la cara.

Según lo contado a Noticias Caracol por Andrea P., madre del pequeño de 7 años que resultó más afectado.

La situación se presentó cuando salieron a dar un paseo y se encontraron al animal sin bozal y al cuidado de una niña, mientras el padre de la pequeña y dueño del perro, se encontraba utilizando su celular.

“Es un perro de un señor que vive en el conjunto de nosotros, es muy agresivo, meses anteriores el animal se me abalanzó”, indicó al noticiero la madre del menor.

La situación del menor

De acuerdo a lo contado por la madre de Thomas G. el menor que resultó con heridas más graves, fue mordido en la cara y requerirá una cirugía de reconstrucción facial.

Lo más grave, dice la mujer, es que el dueño del perro en ese momento no prestó ninguna clase de ayuda.

“El señor omitió ayuda, socorro, al niño. Al día de hoy ni siquiera se ha acercado a preguntar cómo está el niño”, aseguró la mujer.

Los otros dos menores sufrieron lesiones leves en las piernas, cabeza y brazos.

Sobre el caso, llamó la atención de la comunidad y las autoridades porque al parecer, el  dueño del perro ha ignorado en repetidas ocasiones otros casos en los que el animal ha atacado a otras personas en el mismo parque.

“El perro ya ha atacado a otras personas, incluso a mí”, apuntó la madre del pequeño.

Respecto a la situación, precisó el secretario de Seguridad de Bogotá, Hugo Acero, que “puede haber una denuncia penal para que el propietario del perro responda por los daños que ocasionen a otras personas sus mascotas y además, la multa puede llegar hasta 936.000 pesos”.

El pequeño Thomas G., a través de un video agradeció el apoyo y preocupación que ha tenido la comunidad por su caso.  “Ya me siento mejor, me siento más tranquilo. Gracias”, dijo el menor.

Y añadió, “la culpa no la tiene el perro, la tiene el señor”.

LA COSTEÑA RECOMIENDA