Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

Montería, la más crítica en salud mental durante la pandemia

Montería ocupó el primer lugar en Colombia en donde las personas mayores de 56 años dijeron tener problemas de salud mental. Así lo evidencia una investigación hecha por la Red de Ciudades Cómo Vamos, en donde estudiaron 21 ciudades, entre ellas 4 de la costa.

El estudio se hizo con el fin de evidenciar qué se había registrado antes y después de la pandemia y en el caso de la capital cordobesa, el 42 por ciento de las personas en ese rango de edad, manifestaron que estaban mal.

Lo más grave de la situación, es que los jóvenes de Montería, entre los 18 y los 25 años, también dijeron que tenían su salud mental deteriorada. La ciudad ocupa el tercer lugar a nivel nacional, junto a Armenia, con un porcentaje del 49 por ciento, solo superada por Bogotá y Barranquilla.

Las preguntas se hicieron en el período comprendido entre el 21 de junio y 18 de julio y con los resultados se evidenció que el encierro en el que permanecieron los monterianos y los cordobeses, hizo que se aumentaran los índices de problemas de salud mental y por ende de violencia intrafamiliar e intentos de suicidio.

Estas cifras fueron analizadas por el médico psiquiatra Jorge Luis Muñoz, quien indicó que esa situación es grave y que se hace necesario tomar medidas urgentes para garantizar la salud mental de los habitantes de esta sección del país.

Indicó que el Estudio Nacional de Salud Mental en Córdoba evidencia que hay en promedio 100 mil personas con problemas de salud mental y 30 mil con trastornos mentales, explicando que dentro de los problemas de salud mental se ubican los síntomas ansiedad, depresión, consumo y abuso de sustancias sicoactivas.

En el caso de Montería, sostuvo el profesional de la Medicina, extrapolando el estudio del Ministerio de Salud de 2015, alrededor de 30 mil personas tienen problemas mentales y 7 mil tienen trastornos mentales, entendido como la patología que sigue al problema mental.

“Cordoba tiene una de las tasas más altas de problemas mentales en los niños de 7 a 11 años con un 53 por ciento, es decir serían cerca de 50 mil niños”, explicó Muñoz haciendo una clara diferencia entre problema de salud mental y problema mental, este último que es donde hay un sufrimiento síquico que lleva la persona a tener un grado de alteración.

A cumplir la ley

Las entidades de salud generalmente prestan atención a los problemas de salud física e incluso han diseñado programas especiales para hipertensos y diabéticos, pero han dejado de lado lo que tiene que ver con la salud mental.

Muñoz insistió en que es vital aplicar las políticas públicas en salud mental, desde lo municipal, departamental y nacional, pues no se está cumpliendo, pese a que es obligatoria, la Resolución 4886 del Ministerio de Salud, que no es otra cosa que la política nacional de salud mental, amparada en la ley 1616 de 2013.

La misma habla de la creación de unidades primarias de salud mental y en el caso de Montería y de los otros 29 municipios del departamento no se han formado. “Debe haber un equipo integrado por un médico, una enfermera, una trabajadora social y un sicólogo para atender la salud mental de los habitantes del departamento y de sus municipios”, reiteró Muñoz, indicando que las autoridades deben prestar más atención a ese tema.

Reiteró que se deben adelantar planes de promoción y prevención, hacer tamizajes para buscar puerta a puerta y detectar pacientes con trastornos mentales para que asistan a su ruta de atención y de esta manera se garantice su derecho y se eviten problemas más graves como los intentos de suicidios o en su defecto, los suicidios.

El último reporte del Sistema de Vigilancia en Salud en Córdoba señala que en lo corrido del año, hasta el 26 de septiembre, se han registrado 499 intentos de suicidio, datos alarmantes si se tiene en cuenta que existe un subregistro que podría ser superior al 50 por ciento.

A lo anterior se agrega, explicó Muñoz, que esos problemas también están disparando los casos de violencia intrafamiliar. “Hay 1.781 casos reportados por violencia intrafamiliar en Córdoba y Montería reporta gran parte de estos datos. Es un marcador de la salud mental y en gran parte es generada por un problema mental”, reiteró el galeno.

A este tema también se refirió el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, indicando que todos estos efectos de la pandemia se conjugan con el diario vivir, con los problemas de salud mental históricos como pueden ser la violencia, la depresión, el suicidio, el consumo de sustancias psicoactivas, el alcohol, entre otras e inbsistió en que durante la pandemia se evidenciaron el estrés postraumático, confusión e ira asociados a temores de infección, frustración, aburrimiento, pérdidas, estigmas, entre otros.

LA COSTEÑA RECOMIENDA