miércoles, 21 de octubre de 2020

[Video] “Me roció gasolina, pero me salvé porque gracias a Dios el fósforo no le prendió”

En la noche del lunes una mujer vivió una pesadilla por culpa de su expareja sentimental, a quien denunció porque presuntamente ingresó violentamente a su casa, en el barrio 7 de Abril de Barranquilla, y destruyó todos los enseres que tenía, como televisor y nevera.

Eran alrededor de las 11:30 de la noche del lunes cuando la expareja de la mujer llegó en compañía de otros hombres a la calle 70 con carrera 4 sur del mencionado barrio.

“Yo llegué de mi trabajo y me acosté cuando sentí que empezaron a destruir la puerta. Era mi expareja con un hacha y otros hombres que se metieron a la casa”, relató Yanerilsa.

La mujer contó que su expareja, un desmovilizado de la FARC, empezó a destruir todo a su paso con el hacha. El televisor y la nevera llevaron la peor parte. Incluso los hombres que lo acompañaban estaban regando gasolina. La intención era clara: prenderle fuego a la vivienda.

“Ya estaba acostada cuando siento los estruendos. Él entró a la fuerza con un hacha y con tres tipos armados partieron los electrodomésticos. Con el hacha le daba a la nevera. Yo intenté salir de la casa, pero cuando iba a salir me roció gasolina, pero gracias a Dios el fósforo no le prendió”, contó la mujer.

El pasado 24 de septiembre la mujer decidió culminar con la relación que sostenía con el hombre a raíz de los constantes maltratos físicos y psicológicos.

“Él se llama Jorge Armando Bolaños Solano, de 37 años, fue desmovilizado y estuvo detenido 9 años por homicidio en una cárcel. Me manda a sus hermanos a amenazarme. Ha llegado a mi casa a amenazarme y hasta ha ido a mi trabajo a lo mismo. Decidí terminar la relación porque había muchos maltratos por parte de él. Era de las personas que si no le gustaba la comida que hacía me la tiraba. Muchas veces me pidió perdón, pero ya no más, no hay marcha atrás para volver con él”, reveló.

El hombre también le reclama a la mujer para que le entregue una motocicleta, la cual según precisa la afectada está a nombre de ella y allí también radica su comportamiento violento.

Los hechos ocurridos en la noche del lunes fueron presenciados por los dos hijos de la mujer, dos niños de 9 y 3 años, quienes tuvieron que vivir esta situación tan desagradable.

Yanerilsa ya instauró la denuncia en la Fiscalía y le dieron un documento que precisa que tiene una medida de protección para que lo lleve al CAI más cercano y así la patrulla le pase revista a su hogar.

Sin embargo, ante la situación la mujer solicita un acompañamiento mayor por parte de la Policía, de la Oficina de la Mujer y hasta del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar por los niños que se vieron afectados al observar la escena violenta del pasado lunes.

“Si algo me llega a pasar a mí o a alguien de mi familia lo responsabilizó directamente a él”, puntualizó la mujer, quien tiene miedo ante lo que le puede ocurrir.




BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS