martes, 20 de octubre de 2020

Joven adopta 14 niños africanos y crea un hogar para ellos: “Me siento bendecida de tener 2 familias”

Letty McMaster visitó Tanzania cuando tenía 28 años como voluntaria y conoció la brutal realidad que vivían los niños del lugar. Cuando el orfanato donde ayudaba cerró, no dejó solos a los pequeños.

Cuando cumplió 18 años, Letty McMaster tomó la decisión de viajar a África como voluntaria en un orfanato de niños para aprender y ayudar a los más necesitados. Lo que no sabía la joven, es que aquel viaje forjaría su vocación. 

Inicialmente el viaje duraría tan solo un mes, pero Letty terminó quedándose tres años. Cuando el orfanato en que ayudaba cerró, decidió quedarse con nueve niños del lugar para no dejarlos solos. 

Siete años después de su llegada, con 26 años, ahora es la tutora legal de los nueve niños que originalmente cuidó, así como de otros cinco niños que conoció en las calles o en otras casas de acogida. 

“Estos niños son toda mi vida, los crío a todos por mi cuenta y me mantienen en las largas horas de hacer malabares con todo. Siempre había tenido en mente que quería ayudar a los niños de la calle para que mi familia y amigos no se sorprendieran, pero nunca esperé terminar haciendo todo esto”, dijo la joven.

“Soy la figura materna en la casa; algunos de los niños pequeños que nunca tuvieron un padre me ven como su madre, pero la mayoría me ve más como una hermana mayor, ya que no soy mucho mayor que algunos de ellos. Soy como cualquier madre que cría adolescentes: me comprometí con ellos y me siento tan bendecida de tener dos familias”, continuó. 

Letty voló por primera vez en 2013 a África, donde descubrió que los niños del orfanato sufrían abusos físicos y psicológicos de parte del personal. También denunció que mal utilizaban el dinero que los turistas donaban a la institución y los niños solo comían una vez al día. 

“El abuso por el que estaban pasando los niños en el orfanato era terrible y vi el impacto que tuvo en los niños y supe de inmediato que algo tenía que cambiar. No podía dejarlos en esa situación, así que mi nuevo objetivo era conseguirles un hogar familiar”, dijo al portal británico. 

El orfanato fue cerrado en 2016 y Letty luchó por el derecho a abrir su casa para los nueve niños que quedaron sin hogar. Comenzó una organización benéfica llamada Street Children Iringa y desde entonces ha acogido a otros cinco niños. Desde que quedaron a su cuidado, todos los niños han mejorado.  “Desde que tuvieron un lugar al que llamar hogar, todos se han destacado en educación y en todos los aspectos de sus vidas”, comentó.

BUSQUEDAS TOP

TOP BUSQUEDAS